Fucsias como cuidarlas y cultivarlas en el interior

Las fucsias son plantas con flores que se pueden cultivar en cestas colgantes en las regiones templadas. Sus coloridas flores colgantes y tubulares florecen desde la primavera hasta el otoño y atraen colibríes y otros polinizadores a tu jardín. Estas plantas perennes sensibles a las heladas a menudo se cultivan como anuales o pasan el invierno en interiores en regiones más frías. Debido a que las fucsias tienen requisitos bastante particulares en términos de luz, riego y altos niveles de humedad, no son la mejor opción para plantas de interior. Pero, en ciertos espacios interiores (como baños húmedos), se pueden exhibir.

Las fucsias tienen fama de ser bastante quisquillosas. Pero, si obtienen las condiciones correctas, son adecuadas incluso para los jardineros novatos, incluso cuando se cultivan en interiores.

Sin embargo, el aire seco creado por los sistemas de calefacción y aire acondicionado no son amigos de esta planta amante de la humedad: puede impedir la floración y los cogollos que se desarrollen, se marchitarán y caerán con rapidez. Deberás asegurarte de que estén en una posición en la que reciban suficiente luz brillante, pero indirecta y estén protegidos de corrientes de aire; además, los niveles correctos de humedad son vitales para el éxito.

Algunas variedades fucsias, como la resistente ‘Alice Hoffman’, son capaces de manejar el aire seco y son mejores candidatas para el cultivo en interiores.

Cómo cultivar fucsias en interiores

Al hacerlo bien con la luz, el riego, la temperatura y la humedad, tu fucsia puede producir flores que impresionarán a cualquier visitante.

Luz

Querrás evitar colocar tu fucsia frente a las ventanas más soleadas de tu hogar. Demasiado sol directo puede producir un crecimiento demasiado largo, quemar el follaje de la planta y las flores se marchitarán y caerán.

Si bien son plantas a las que les va bien en posiciones sombreadas al aire libre, es probable que las plantas no produzcan flores en la sombra total en el interior. Lo mejor es una habitación donde tengan luz solar indirecta durante gran parte del día. Apéguese a las ventanas orientadas al este, oeste o sur.

Temperatura y húmedad

Uno de los principales desafíos del cultivo de fucsias en interiores es lograr el clima adecuado. Prosperan en temperaturas suaves y húmedas. Si tu casa es muy cálida, se produce un crecimiento débil. En casas demasiado secas, es probable que se caigan las hojas y los brotes mueran. Aunque la nebulización frecuente o el uso de bandejas de guijarros con agua debajo de la planta pueden ayudar a combatir los problemas en un ambiente seco, no son soluciones infalibles.

En general, a las fucsias les va mejor cuando las temperaturas diurnas oscilan entre 60 y 70 grados Fahrenheit y las temperaturas nocturnas descienden alrededor de 10 grados. Es posible que debas mover tus fucsias a un garaje iluminado más fresco durante los meses muy calurosos: las temperaturas superiores a 76 grados Fahrenheit detienen la floración.

Tampoco son plantas que aprecien grandes fluctuaciones de temperatura. En invierno, si las temperaturas nocturnas en tu hogar bajan cuando la calefacción está apagada, puede ser mejor mantenerlos en un garaje protegido de las heladas. En esa etapa, entrarán en latencia y no necesitarán agua ni alimentación durante ese período.

Riego

Un elemento clave para el éxito del cultivo de fucsias en interiores es asegurarse de que el medio de la maceta permanezca húmedo de manera adecuada y constante. En general, cuanto más calor y luz reciba una fucsia, más cuidado tendrás que tener con el riego. Si las raíces se secan por completo, esto conduce a la caída y eventual muerte de la planta. Sin embargo, mantener las raíces empapadas o demasiado húmedas pueden provocar la pudrición de la raíz, así que ten cuidado de no regar en exceso.

El programa de riego para fucsias en macetas de interior es aún más riguroso que el de las que crecen en el suelo al aire libre. Es posible que debas regar tus plantas desde una vez al día hasta varias veces a la semana en primavera y verano. Después de la temporada de floración, puedes reducir su horario de riego en el otoño.

Fertilizante

A las fucsias les va mejor con alimentación regular, en especial aquellas en macetas que reciben riego regular, como las que crecen en interiores. La aplicación de un fertilizante líquido cada quince días en la primavera y durante la temporada de floración ayudará a producir una gran cantidad de flores saludables. Si estás buscando un fertilizante natural, la emulsión de pescado funciona bien. Otra opción de bajo mantenimiento son los gránulos de liberación controlada.

Poda

La poda de las plantas de fucsia a fines del invierno o principios de la primavera ayuda a fomentar la floración abundante, ya que las flores solo crecen en un nuevo crecimiento. También es una buena idea descabezar las flores gastadas, ya que su larga temporada de floración fomenta el surgimiento de nuevas flores. Pellizcar las puntas de crecimiento al comienzo de la temporada antes de que comience la floración también promueve una ramificación vigorosa y ayuda a mantener una forma de arbusto redonda, no desordenada y compacta. La rotación de su planta ayuda a un crecimiento uniforme.


fucshias planta


Total
302
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Alocasia Black Velvet: cuidados

Siguiente artículo

El método para que tus gallinas pongas más huevos

Related Posts