Cómo hacer un cultivo hidropónico paso a paso

Cuando de jardinería se trata, las mujeres siempre buscamos la manera más sana y organizada para atender nuestras plantas, incluso somos amantes de sembrar nuestros propios vegetales y alimentos, que nosotros mismos podemos cultivar y cosechar de nuestras propias manos y consumir de manera tranquila.

Tener nuestra propia granja en casa, puede ser una actividad muy llamativa y agradable, que si tienes el espacio necesario, no deberías pensarlo dos veces. Entre las muchas técnicas que hay en la jardinería y en la agricultura, existe el cultivo hidropónico, que funciona muy bien de forma diferente y organizada para una huerta. Aquí te explicamos en qué consiste y cómo hacerlo en un paso a paso muy sencillo.

Cultivos hidropónicos: En qué consiste y sus beneficios

Tomada de: Pinterest

Empecemos por separar la palabra hidropónico, hidro viene de agua y ponico de trabajo. El objetivo de este tipo de cultivo, es garantizar a la planta un medio idóneo para poder florecer y desarrollarse. Es una técnica que combina hallazgos científicos y rinde una potencia superior, utilizando tierra y aire libre.

Este es un sistema que se utiliza cada vez más a pasos agigantados, en todo el mundo, sobre todo en grandes producciones que incluso pueden ser en el hogar. Es una técnica que no utiliza el suelo o tierra para cultivar, sino agua para cuidar las plantaciones; se recurre al agua y estructuras que pueden ser cada vez más complicadas o grandes, dependiendo las necesidades del cultivo.

Es posible implementar este sistema tanto en espacios interiores, como exteriores. Son perfectos en terrazas, invernaderos, azoteas terrenos o incluso jardines. Lo importante es que el suelo no sea fértil.

Esta es una gran forma, para tener control total sobre un crecimiento sano y próspero de las plantas. Generalmente, se emplea para uso comercial en cultivos de lechuga, tomate o vegetales. Pero últimamente se le ha dado un uso de cultivos sin suelo, para pequeñas huertas de jardines o particulares.

El cultivo hidropónico consiste en un sustrato que puede ser en arcilla o lana de roca, el el que se suministra agua con nutrientes necesarios, para que sea regado y pueda drenar sin inundar el sustrato y más bien, se pueda aprovechar el agua.

Beneficios

  • La rapidez y crecimiento en la maduración de la planta puede aportar ciclos en un 60 %, respecto a la planta en su misma especie en su entorno natural.
  • No depende de las canciones climáticas, por lo tanto no tendrás temor alguno de la variedad de clima durante todo el año y tus cultivos estarán protegidos.
  • No es necesario tener mucho espacio y eso lo que puede hacer, es ahorrarte espacios en casa y resulta muy económico. El terreno rinde mucho más y el cultivo es intensivo.
  • En cada nuevo cultivo se gana fertilidad y sirve para que la tierra repose y se recupere de anteriores cultivos.
  • Es una manera más fácil de proteger las plantas de enfermedades y plagas. Además de descartar las malas hierbas, pued no crecerán.
  • Se asegura humedad constante y no tienes que estar regando todo el tiempo.
  • Evitas el malgasto de agua y por el contrario la aprovechas.
  • Si te encuentras en un lugar donde la zona es desgastada o es infértil, esta es una técnica perfecta, para poder incursionar en la agricultura y jardinería.

Paso a paso para construir tu cultivo hidropónico casero

Tomada de: Pinterest

Los materiales para hacer una hidroponía casera, se basan prácticamente en una bomba de aire, que es la que produce el oxígeno en el agua, como la que se usan los acuarios. También sustrato que es la textura y nutrientes adecuados para el cultivo, recipiente o caja que debe llevar un tamaño entre 20 y 30 centímetros, semillas o brotes germinados, un tablón de madera, una solución nutritiva y un tapón de plástico o goma.

Proceso

  • El primer paso es usar semillas germinadas, brotes o esquejes. Si vas a usar semillas nuevas, tienes primero que germinarlas. Vas a realizar un orificio en la parte inferior de la caja o recipiente. Este agujero, nos va a funcionar como drenaje para desaguar el recipiente y hacer los cambios de agua pertinentes.
  • Luego, vas a llenar la caja con agua, sin que llegue a la parte superior. Seguido a ello vas a hacer agujeros, todos de un mismo tamaño, en la tapa, con ayuda de un taladro.
  • Vas a colocar las raíces de las semillas germinadas a través de los orificios, que queden bien cubiertas de agua, pero que el tallo no quede afuera.
  • Vas a asegurar el brote del sustrato, que servirá para dar estabilidad a la planta y absorber mejor la solución nutritiva.
  • Luego colocas la hidroponia en la zona de tu preferencia. Puede ser en exteriores o interiores, dependiendo el espacio que tengas. Lo importante es que reciba luz natural pero no sol directo.
  • Coloca la bomba de aire para oxigenar el agua. Debes procurar que se active cada 3 horas unos pocos minutos.
  • Finalmente, añades la solución nutritiva al agua y al sustrato. Según la especie de vegetal o planta que hayas cultivado, debe seguir sus necesidades y cuidados.
Total
1K
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Articulo anterior

Cómo cultivar la planta ramo de novia: consejos y trucos para cuidarla

Siguiente artículo

Guía para hacer un jardín de interior con botellas de plástico

Related Posts