Cómo cultivar violas en un jardín casero

Viola es un género de plantas en el que hay más de 500 especies diferentes, también se les conoce como pensamientos o violetas. Las violas incluyen tipos de especies puras y muchos híbridos, por lo que se pueden encontrar en una gran variedad de colores. Sus lindas flores permiten que sean una buena opción para tener en el jardín, así que en esta ocasión hablaremos sobre cuáles son sus cuidados o requerimientos básicos para que se mantengan sanas y el espacio se sienta agradable.

Cuidados de las violas

Estas flores hacen parte de la familia de las violáceas y se pueden encontrar en colores como el púrpura, blanco, amarillo y azul. Además, su tamaño y porte compacto las hacen perfectas para macetas, incluso algunas variedades se verán mejor en las cestas que son colgantes, ya que caerán por los bordes. ¿Quieres tener una viola en casa?, primero asegúrate de conocer sus cuidados.

Exposición solar y suelo

  • Se pueden ubicar en pleno sol o sombra parcial, las necesidades variarán según la especie.
  • El sol directo no es un problema en las temperaturas que son frescas, de lo contrario, asegúrate de que tengan un poco de sombra durante la parte más calurosa de la tarde.
  • Requiere de suelos fértiles, que sean ricos en materia orgánica y con muy buen drenaje.
  • La carga orgánica puede ser hummus de lombriz o compost. También se recomienda que el sustrato vaya acompañado con turba, esto ayuda a mantener el sustrato húmedo.
  • Puedes cultivar en una mezcla para maceta a base de turba o suelo de jardín con buen material orgánico. También recuerda que las macetas con mal drenaje afectan a las raíces.
  • A estas plantas les gusta el suelo que el ligeramente acidificado.

Riego y abonos

  • La cantidad de agua debe ser moderada, permitiendo que el suelo se seque entre cada riego.
  • En una planta que le gusta el suelo húmedo, sin embargo, este no debe hacerse si no es necesario, es decir, si está húmedo no vas a seguir regando. Así evitas pudrición de raíces.
  • Al regar, hazlo sobre la tierra, evita mojar la planta para no ocasionar problemas de hongos.
  • Los abonados se hacen cuando inicia la temporada de floración de la planta, eso cuando la siembras desde semillas. Si compras la planta debes esperar al menos 2-3 semanas, ya que muchas veces cuando provienen de locales de jardinería ya vienen fertilizadas.
  • Se puede usar fertilizantes universales para plantas con flores, aunque si se utilizan tierras muy fértiles, a veces no es tan necesario estar aplicándolos.

Datos extras

  • Es muy importante limpiar constantemente la planta, así que no le dejes los residuos que se vayan generando. Retira los pétalos envejecidos que están en la base y las flores marchitas, esto promueve la floración. Podar plantas largas o demasiado grandes también las revivirá.
  • Aunque por lo general, las violas son fáciles de cuidar, puede que tengas algunos problemas, por ejemplo, con enfermedades fúngicas, como la mancha foliar o la antracnosis. En este caso, quita las hojas afectadas con tijeras limpias y trátala con un fungicida.
  • También es posible que las hojas o flores se vean caídas, esto sucede por varias razones. La primera sería demasiada o poca agua, mientras que la segunda es el hacinamiento. Si se trata de un problema con el riego, lo mejor es que introduzcas el dedo en la tierra para ajustar la frecuencia según corresponda. Si crees que necesitan más espacio para respirar, entonces tendrás que volverlas a plantar, pero esta vez dejando más espacio entre ellas.
  • Tipos de violas: entre las más populares se encuentra la Viola x wittrockiana, Viola tricolor, Viola cornuta y Viola sororia, que es ampliamente conocida como violeta azul silvestre.

Reproducción

  • Para cultivar violas a partir de semillas, debes colocar de 2 a 3 semillas por cada maceta con sustrato, después cúbrelas ligeramente y humedece, lo mejor es con un pulverizador para no levantar la tierra. Después, déjalas en un lugar cálido (65 -70 ºF) y mantenlo húmedo.
  • Las semillas deben empezar a germinar a los 10-14 días. Cuando las semillas broten, llévalas a una ventana soleada. Cuando la planta y la temperatura sea la adecuada para trasplantar al aire libre, comienza con el proceso de adaptación. Es decir, dale a las plántulas visitas cada vez más largas al aire libre durante un periodo de 10-14 días.
  • Puedes iniciar con 1-2 horas de luz solar y aumentar de forma gradual la exposición al sol.
  • También asegúrate de que el suelo permanezca húmedo durante este periodo.
  • Una vez que las plántulas se acostumbren a estar mucho tiempo al aire libre, ya podrás plantarlas de forma permanente en el jardín o dejarlas en macetas afuera el día completo.

Total
727
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Ideas para hacer un macetero colgante con llantas

Siguiente artículo

Ideas de columpios de jardín que hacen tu hogar más acogedor y divertido

Related Posts