Aprende a cultivar plantas de jade coloridas

La planta de jade popularmente conocida como árbol del dinero es una planta suculenta fácil de cultivar y fácil de cuidar. Por lo tanto, son una muy buena alternativa para los amantes de las plantas y para ti si deseas comenzar a cultivar alguna suculenta. Se dice que son de fácil cuidado debido a que no requieren de mucha agua y pueden vivir durante muchos años. Si deseas cultivar su propio árbol de dinero o jade colorido, te recomendamos seguir leyendo este nuevo articulo que tenemos para ti, en donde te brindaremos los pasos a seguir para aprender a cultivarla y algunas formas de ponerla colorida.

¿Cómo cultivar una planta de jade a partir de un esqueje?

  1. Si tiene plantas de jade grandes, puede cultivar más cortando uno de los tallos, elije las partes de la planta con tallos gruesos y hojas sanas para luego cortar el tallo elegido con una podadora limpia y afilada. Eso sí, no olvides dejar unos centímetros de espacio entre la parte inferior del tallo y las hojas para que no tengas que cortar las hojas al plantar.
  2. Deje que el tallo se seque un poco y que cicatrice durante unos días, para esto deje el tallo cortado en un lugar seco hasta que lo veas un ya completamente seco. Y recuerda que cuanto más grande sea el corte, más tiempo tardará en sanar. Además, lleva más tiempo en invierno que en verano.
  3. Aplicar una hormona de enraizamiento al jade cortado, esta hormona es una mezcla de hormonas de varias plantas que ayudara a que los esquejes crezcan de manera más eficiente y rápida. Si compraste tu hormonas de enraizamiento, no olvides seguir las instrucciones del producto, aunque por lo general, debes aplicar la hormona directamente en el tallo.
  4. Para comenzar a plantar tu planta de jade en una maceta, lo mejor es que utilices tierra especialmente preparada para suculentas y recuerda que las plantas de jade necesitan un suelo bien drenado, por lo que es importante evitar el uso de tierra para macetas normal. Y si le preocupa que su planta se drene, use macetas de barro en lugar de macetas de plástico.
  5. Ya habiendo escogido la tierra y habiendo puesto la misma en la maceta, puedes usar tu dedo o un lápiz para hacer un pequeño agujero en la tierra lo suficientemente grande para que pase el tallo y colócalo en el orificio para que la hormona de enraizamiento quede cubierta. Luego acomoda la tierra para que esté suelta alrededor del tallo y así no interferir con el drenaje del agua.
  1. Ya para terminar, es importante que mantengas la planta en un lugar soleado. Sin embargo, evita colocarla a la luz solar directa, ya que puede quemar las hojas que apenas están saliendo. Dentro de 3 a 4 semanas, deberías notar un crecimiento en la parte superior de la planta, si es así es la señal de que la planta ha enraizado con éxito. Durante este periodo de 3 a 4 semanas evita regar tu pequeño jade durante el enraizamiento, pues los tallos podrían pudrirse así como toda la planta.
  2. Una vez que el jade haya echado raíces, puedes considerar moverlo a una maceta más grande si lo consideras necesario, además podrás empezar a darle los cuidados que requiera según como desees tu planta de jade. Si lo que buscas es que tenga una tonalidad roja brillante te damos a continuación 6 de las mejores opciones para formar tu color.

Opciones para cuidar una planta de jade y que se vuelva colorida

  1. Cambia su exposición: enfadar o incomodar el jade para obtener un color vibrante puede ser una opción, para hacer esto, coloque la planta de jade en un área ligeramente sombreada durante una semana o dos y riéguela con menos frecuencia de lo habitual. Luego muévala a un lugar soleado. Esta exposición variable da buen color. Sin embargo, no se exceda en este proceso.
  2. Proporciona mucha luz solar: como suculentas, las plantas crecen mejor cuando están completamente expuestas a la luz solar durante al menos 4 o 5 horas al día. Pero las plantas jades crecen bien con el tiempo y con más luz que sea por lo que lo mejor es que la plantes al aire libre o en el interior donde obtenga buena luz para obtener un follaje exuberante.
  3. Brinde a la planta un lugar un poco más frío: Deja tu jade a baja temperatura (8-10 grados) durante un tiempo determinado de 4 a 5 horas cada día para saturar el color en la parte superior, pero evite exponer las plantas al calor o temperaturas inferiores a 40 °F (5 °C).
  4. Añade un poco de tierra arcillosa: Como cualquier suculenta, necesita una mezcla para macetas que drene bien, pero un poco de tierra arcillosa para macetas hace que esta planta sea increíblemente colorida.
  5. No riegue con frecuencia: Regar las plantas de jade con regularidad ayudará a mantener las hojas verdes por lo que no se pondrá roja a menos de que se lo dejes su constate regado. Para hacer esto, puedes dejar gradualmente el suelo sediento entre riegos, es decir, una vez cada 7-10 días y no de forma muy seguida. Permita que la capa superior del suelo se agriete antes de volver a regar las plantas.
  6. Mantenga enraizamiento: Otra forma de enrojecer la parte superior del jade es mantenerlo ligeramente enraizado. Para obtener los mejores resultados, elija una maceta que sea del mismo tamaño que el cepellón de su planta.
  7. Deja de alimentar a tu planta muy seguido: Hacer una pausa en su alimentación puede estresar a tu jade y esto le da a las puntas de las hojas un color rojo fuego.
Total
17
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Los bonsáis más antiguos del mundo

Siguiente artículo

Aprende a desinfectar los utensilios de madera de la cocina

Related Posts