Jardín de suculentas :8 tipos de crasas fáciles de cuidar

Different kinds of succulents in a greenhouse.

Cuidados y recomendaciones para crear un jardín idílico con suculentas.

Si estás buscando adentrarte en el mundo de la jardinería y no sabes con qué plantas empezar, las suculentas pueden ser una excelente elección, pues son muy hermosas y fáciles de cuidar en comparación con otras plantas, pues son bastante resistentes y requieren de cuidados mínimos. Sin embargo te cuestionarás ¿por dónde empezar? ¿qué suculentas elegir y cómo cuidarlas? Sigue leyendo, pues daremos respuesta a todas estas preguntas.

Características de las suculentas

La suculenta es una planta que tolera muy bien temperaturas altas, por esta razón no necesita recibir demasiada agua. Las suculentas poseen hojas gruesas y puedes encontrarlas en colores como el amarillo, verde y violeta. Otra de las bondades de estas plantas, es que tienen la capacidad de tener una gran reserva de agua durante un largo periodo de tiempo.

Las condiciones de germinación que posee esta planta es ideal para la reproducción, ya que puede multiplicarse por su tallo o esqueje. Es decir que a partir de una planta se podrán reproducir otras y trasladarlas a nuevas macetas y crear así un jardín completo. Por ello adquirir una suculenta, es una excelente decisión, pues se puede comprar una y resultar con varias suculentas en poco tiempo.

¿Cuáles son las mejores suculentas para tener en casa?

Estas son las suculentas más apropiadas para el hogar, por la facilidad para su plantación, su popularidad en el mercado y sus escasos cuidados.

1. Cáctus

Son plantas con una apariencia alargada y rodeadas de espinas. Se recomienda tener cuidado de no tocar las espinas, particularmente si son ubicadas en un sitio con presencia de niños o mascotas. Necesitan luz abundante y poco riego.

2. Planta rosario

Llamada de esta manera por la particular disposición de sus hojas de forma cilíndrica. Es llamativa lo que la hace ideal para la decoración y favorable por su baja exigencia de atención y cuidados. Se debe tener en cuenta que no tolera el exceso de riego, sólo debe hidratarse cuando el sustrato esté totalmente seco. Debe contar con una buena capa de drenaje. Requiere luz solar indirecta y temperaturas regulares y templadas.

3. Sábila

Se ha dado a conocer principalmente por sus propiedades medicinales, sin embargo existe una amplia gama de variedades dentro de las cuales encontramos algunas ideales para la decoración. Necesita abundante luz solar pero es muy delicada ante el exceso de humedad y frío.

4. Planta de jade

También conocido como árbol de la abundancia. Tiene el plus de poseer flores, estas vienen en forma de estrella, acompañadas de hojas aplanadas, luce como un árbol pequeño y puede crecer hasta 4.5 metros. Debe regarse cada dos semanas y necesita habitar en un clima intermedio.

5. Sedo o dedos de dios

Posee una forma circular, alargada y está provista de colores rojos o verdes, esta coloración dependerá de la temporada en que se encuentre. Usualmente crece hasta unos 25 centímetros de altura y se reproduce mediante tallos o esquejes. Los Dedos de Dios necesitan de abundante exposición solar y altas temperaturas. Se puede regar una vez a la semana durante la primavera y el verano y cada 15 días en otoño, mientras que en invierno solo se riega una vez al mes.

6. Siempreviva

Su nombre le fue dado por la capacidad que posee para sobrevivir prácticamente con muy pocos cuidados en diversas condiciones climáticas. Su aspecto es similar al de una rosa. Posee hojas de color verde con puntas en tonalidades violeta o rojo. También tiene una flor muy bella y en forma de estrella Usualmente se usa para decoración tanto para interiores como para exteriores.

7. Burrito o cola de burro

La sedum morganianum es una planta mexicana, muy común en la decoración por la particular forma de sus racimos. Al pertenecer a la familia de las suculentas, es una planta muy sencilla de cuidar, además se adapta a diversidad de ambientes.

8. Crassala Ovata

Conocida también como oreja de Shrek, es bastante codiciada por su particular forma. Es además una de las suculentas fáciles de cuidar pues es bastante resistente. Aguanta tanto exceso de riego como sequía. Puede adaptarse a la falta de luz, pero sin luz solar directa no florece.

¿Cómo hacer un jardín de suculentas?

Ahora que sabes cuáles son las suculentas más populares y fáciles de cuidar desde casa, te explicaremos el paso a paso para hacer un jardín de exterior o interior.

Los materiales básicos son:

  • Las suculentas
  • Macetas
  • Sustrato orgánico para suculentas.
  • Tierra preparada.
  • Grava.
  • Tijeras.
  • Pala de mano o cuchara de plástico.

Proceso para armar jardín de suculentas

1. Elegir los materiales

Utilizaremos una maceta de entre 22 a 40 centímetros, perfecta para suculentas grandes.

2. Agregar la mezcla de tierra adecuada

Se puede preparar una mezcla con un sustrato orgánico, procedente de la misma planta y tierra preparada. Primero agregamos el sustrato hasta la cuarta parte de la superficie de la maceta o recipiente y luego llenamos con tierra preparada y revolvemos todo. De esta manera crecerá en menor tiempo y se evitarán los hongos o bacterias.

3. Plantar las suculentas

  • Hacer uno o varios huecos.
  • Retirar las suculentas de sus macetas iniciales con delicadeza.
  • Usar un pequeño pedazo de papel de filtro que tape los agujeros de la maceta, para evitar las filtraciones de agua.
  • Si reproduciremos plantas como los dedos de dios, burritos o árbol de jade, tenemos dos opciones: comprar una suculenta grande y de ahí desarrollar varias.
  • Si elegimos una planta grande para reproducir otras, debes hacer lo siguiente: Retirar los tallos del sedo de la planta madre. Enjuagar y dejar secar los dedos durante un par de días, antes de trasplantarlos.
  • Debemos esperar a que el tallo cierre durante máximo 7 días y revisar si hay hongos antes de trasplantar.
  • Ahora debemos colocarlos con la pala o cuchara.

4. Personalízalo

  • Agrega la arena o grava alrededor y debajo de las hojas de las suculentas.
  • Decora con las piedras, conchas y cristales sobre la arena o grava.
  • Luego usa un paño para limpiar con cuidado las suculentas.
  • Finalmente retoca las puntas de las hojas con un pincel empapado de aceite natural u orgánico.
Total
428
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Bugambilia en maceta: ¿Cómo sembrarla, cuidarla y hacer que florezca?

Siguiente artículo

Cómo trasplantar una planta de tomate: qué hacer y que no

Related Posts