Tips para cuidar y propagar orquídeas en casa

Las orquídea es una de las flores con las que más cuidados hay que tener. En el supermercado puedes encontrar una gran variedad y hay una orquídea para cada nivel de jardinero. Ya sea que estés buscando tips para cuidar la orquídea que te regalaron, o que seas un apasionado de la jardinería que busca propagar sus orquídeas, esta guía te ayudará a cuidar las orquídeas que tienes en casa.

Si alguna vez has tenido una orquídea o has querido tenerla, probablemente te han dicho que estas plantas son un poco complicadas de cuidar. Y pues Sí, requieren un cuidado especial , sinceramente, requieren un mantenimiento un poco más alto que otras plantas, pero serás bien recompensado por tus esfuerzos.

Aunque las flores pueden durar semanas o incluso meses, lograr que la planta produzca nuevas flores a veces es una tarea complicada. ¡Para algunos, se quedan sin nada más que hojas durante meses!. Pero con el cuidado correcto , iluminación y controles de temperatura, una orquídea saludable reproducirá flores varias veces al año.

Condiciones de iluminación para orquídeas

¡Lo primero es lo primero, elije el lugar perfecto para que tu orquídea prospere! La cantidad y el tipo de luz que recibe la planta de orquídeas es el aspecto más importante de su cuidado.

Muy pocas plantas producirán nuevas flores si se mantienen en condiciones de iluminación insuficientes. Una orquídea en flor saludable en su entorno natural recibe luz filtrada durante varias horas durante el día. Protegidas por otras plantas superiores, las plantas reciben fragmentos de sol y luz brillante que se asoman a través de la selva tropical durante todo el día.

En el interior, una planta de orquídea cultivada en un vivero prosperará bajo una luz muy brillante. Sin embargo, proteja la planta del sol directo que podría quemar las hojas o las flores. Las orquídeas deben recibir al menos 3 a 4 horas de luz clara cada día.

La iluminación fluorescente puede ser beneficiosa para la producción de flores, pero por lo general no es suficiente como única fuente de iluminación. Cuando se trata de eso, quieres que tu orquídea florezca más de una vez, presta atención a la cantidad y el tipo de luz que recibe.

Condiciones de temperatura para el cultivo de orquídeas

No todas las variedades de orquídeas prefieren las mismas condiciones de temperatura, pero los tipos comunes que se venden comercialmente funcionarán bien en ambientes interiores. Para florecer, las orquídeas generalmente prefieren una temperatura diurna de entre 70 y 75 grados y una temperatura nocturna de entre 60 y 65 grados.

Las plantas disfrutan de estar cerca de una ducha o bañera donde experimentan condiciones de vapor. La buena circulación de aire es primordial para la salud de las orquídeas, y prosperarán si se colocan cerca de una ventana protegida con ventilación cálida pero no caliente.

Sin embargo, esté atento, si la temperatura es demasiado fría, la producción de flores puede detenerse. Si está buscando una forma segura de mantener la humedad de su orquídea, intente hacer una bandeja de humedad .

¿Cada cuanto regar una orquídea?

Regar o no regar, ¡esa es la cuestión! Durante los meses más fríos del año, la mayoría de las variedades de orquídeas de interior solo requieren riego una vez por semana. Para regar, coloque las plantas en un fregadero o tina y déjalas en remojo y un tiempo suficiente para drenar. El riego insuficiente en lugar del riego excesivo es una mejor práctica, ya que las raíces necesitan la oportunidad de airearse y se pudrirán con demasiada agua.

Durante los meses más cálidos, riegue las plantas dos veces por semana y rocíe con un rociador durante los días particularmente calurosos. Fertilizar una planta de orquídeas de forma regular ayudará a generar flores. Fertiliza las plantas como mínimo cada 3 semanas y preferiblemente cada semana para aumentar la producción de flores. Elija un fertilizante fabricado específicamente para orquídeas.

Replantar orquídeas

Tips para plantar y propagar orquídeas en casa. ENVATOELEMENTS

La mayoría de las orquídeas prefieren estar un poco apiñadas, de lo contrario, las raíces pueden ser susceptibles a la humedad excesiva y a la pudrición. Los viveros tienen una variedad de mezclas para macetas de orquídeas, muchas de las cuales tienen un alto contenido de corteza que permite que las raíces reciban aire.

El objetivo principal al trasplantar una planta de orquídea es permitir un buen drenaje y circulación de aire. Trasplanta una orquídea o dale una mezcla fresca para macetas cada dos años.

Encontrar el ambiente adecuado para permitir que una orquídea produzca nuevas flores requiere unos pocos pasos simples. Si las condiciones de luz, temperatura y humedad son adecuadas, una orquídea saludable continuará produciendo exhibiciones florales impresionantes durante muchos años.

Cómo propagar orquídeas en casa

Hay algunas formas de propagar una orquídea en casa. Hoy te hablaremos de 3 métodos diferentes: división, esquejes de tallo y retoños. Diferentes métodos funcionarán para diferentes tipos de orquídeas, así que asegúrese de inspeccionar completamente la orquídea de antemano para determinar qué método es el mejor.

1-Esquejes de tallo

Este es mi método preferido y probablemente el método más simple para propagar orquídeas. Primero, identifica qué tallo cortar. Debe ser grueso, saludable, de al menos 10 pulgadas de alto y tener un buen sistema de raíces aéreas adjunto. Corta el tallo cerca de la base de las orquídeas y justo encima de un nudo o articulación de la hoja. Esto permitirá que una nueva orquídea continúe creciendo a partir del tallo recortado.

Luego, corta el tallo en pedazos más pequeños que contengan al menos 2 nudos cada uno. Luego me gusta cubrir las puntas con un antifúngico como canela o carbón.

Coloque los tallos horizontalmente en una bandeja de musgo  húmedo. Manten la bandeja en una bolsa de plástico transparente para ayudar a contener la humedad y luego colóquela bajo la luz solar brillante (pero no directa). Recuerda apoyar la humedad en todo momento! Después de unos meses, deberías ver que se empiezan a formar algunas hojas y raíces nuevas.

2-División

Querrás usar este método una vez que la planta haya madurado por completo y haya terminado de florecer. Este método es mejor si una orquídea ha superado su maceta y tiene algunos años. Hay un par de enfoques diferentes para dividir las orquídeas, utilizando pseudobulbos activos o inactivos.

Los pseudobulbos activos tendrán hojas y tallos y se pueden dividir siempre que tengan suficientes raíces para sostener su crecimiento. Corte y separe con cuidado entre los rizomas y luego vuelva a plantar por separado.

Los pseudobulbos inactivos no tendrán hojas ni tallos y se sentarán “durmiendo” en la maceta. Se pueden dividir cuidadosamente y plantar solos. Eventualmente, deberían comenzar a crecer y producir una nueva orquídea.

3-OffShoots

Esta es la forma más fácil de propagar orquídeas si tienes la suerte de tenerlas. Estos pequeños retoños a menudo se denominan keiki, que significa bebé en hawaiano. Son plantas pequeñas que se formarán en la base de la orquídea o fuera de un tallo. Solo corte keikis una vez que la planta madre haya terminado de florecer.

Riegue la planta madre antes de comenzar a cortar. Luego, corte los brotes debajo del tallo y las raíces de la planta una vez que hayan alcanzado un tamaño decente (al menos 3 hojas) y tengan raíces de 1 pulgada.

Plántalo en musgo sphagnum con las raíces cerca de la superficie. Mantenga su keiki húmedo en todo momento y evite exponerlo a la luz solar directa hasta que se establezca.

Si tienes una orquídea saludable, entonces deberías poder crear más orquídeas usando uno de estos métodos. O, si está feliz de seguir mimando la suyo, ¡no se meta con lo que ya está funcionando!

Total
1K
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

6 plantas para tener en el interior de tu casa sin que se marchiten

Siguiente artículo

Cómo cultivar menta en una maceta

Related Posts