Aprende a podar tus Buganvillas para tener floraciones abundantes

Las Buganvillas son unos arbustos trepadores que les gusta mucho el sol, muy fáciles de cuidar, de rápido crecimiento y adaptación a casi cualquier clima. Estas plantas leñosas además de tapizar la fachadas pueden decorar el exterior a modo de “arbolitos” durante los meses de primavera y verano porque es ahí donde ofrecen su mejor versión con una frondosa y llamativa floración, que aún sin ser aromática cautiva por su exuberante belleza. Cabe la posibilidad de que prefieras decorar los interiores de tu hogar con la buganvilla, y en ese caso puedes recurrir a una maceta pequeña y original que pueda crecer en la cual no alcance demasiada altura

Características

  • La buganvillas comprenden más de 12 especies que son originarias de América del Sur, que según el clima donde se cultive puede ser caduco o perenne.
  • Han tenido mutaciones generacionales que han permitido su evolución a distintas especies con desarrollo eficaz en climas templados, húmedos y tropicales.
  • Pueden alcanzar hasta los 10 metros de altura según la forma en que se hayan cultivado.
  • Sus hojas se disponen de forma alterna a lo largo del tallo con pequeñas flores, solas o en grupos de tres rodeadas de 3 a 6 brácteas de colores como el magenta, el rojo o el amarillo.
  • Se propagan por esquejes o estacas y requiere de sol ya que la falta de luz puede provocar la caída de sus hojas.

Las buganvillas y su poda

Importancia de su poda: La buganvilla es una planta que admite las podas severas para un desarrollo más vigoros y mejor apariencia de la planta, por ello una poda en condiciones estimulará la floración sumamente generosa que puede estar llena de color desde final de la primavera hasta entrando el otoño, ya que se redirige su energía eliminando los tallos, la hojas marchitas y las flores rotas, dañadas o secas proporcionando así luz y ventilación en todo el arbusto.

Cada cuanto de podan las buganvillas: A diferencia de otros arbustos que agradecen una poda en verano, la buganvilla lo espera a finales de invierno o principios de la primavera antes de que las plantas vuelvan a estar activas y el riego de las heladas hayan desaparecido, para reducir la pérdida de savia y la herida sane a medida que se acerque la etapa del desarrollo. Si se pospone demasiado esta tarea correrás el riesgo de que hayan comenzado a crear hojas y tallos nuevos lo cual ya no crecerá tan vigoroso como debería.

Cómo podarlas: Utiliza guantes de jardinería gruesos para evitar hacerte daño con las espinas de los tallos leñosos además de protegerte los ojos con unas gafas. También necesitarás de unas tijeras de poda previamente desinfectadas con alcohol ya que al cortarlas se les infringe una herida por lo que es fundamental hacerle el menor daño posible para que no sea foco de infección.

Puedes jugar con la poda dándole un aspecto arbustivo cortándolas a media altura para estimular el crecimiento de los tallos inferiores. Hazlo siempre 1 centímetro por encima de la yema de los tallos y eliminando algunos para dejar el tronco limpio. Finalmente coloca un tutor central para ir guiando el desarrollo en vertical y podar ligeramente las puntas de las ramas. No olvides retirar las ramas secas o debilitadas y cortar en diagonal para permitir que fluya el agua, esto evitará que el agua permanezca en la herida y provoque que se pudra.

Poda de floración: Realiza esta acción cada año preferiblemente a finales de invierno o principios de primavera para aumentar la floración de la planta. Cabe resaltar que los brotes que han florecido nunca volverán a florecer, por lo que se deben eliminar para que crezcan nuevos y tampoco cortes los tallos que no florecen porque lo harán el próximo año.

Poda de rejuvenecimiento: Si quieres renovar tu planta porque ya es vieja o lleva mucho tiempo sin podar elimina ramas viejas y límpiala para que pueda crecer nuevos brotes. Puedes hacer una poda drástica cortando toda la planta para que quede a ras del suelo siempre y cuando esta se riegue, se fertilice y tenga la fuerza para soportarlo; y por otro lado si eliges poda progresiva retira el 50% de las ramas alineándolas con los tramos insertados, las restantes córtalas a la mitad de su longitud o solo un tercio de la punta.

Total
42
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

IDEAS para decorar paredes con papel tapiz

Siguiente artículo

Aprende a cultivar y propagar el jacinto de madera o Escila plateada

Related Posts