Conoce la suculenta echeveria ice green

Si en tu hogar tienes una nueva planta y se trata de una echeveria ice green, aquí te contamos cuáles son esos cuidados que debes tener con este tipo de planta. Toma atenta nota.

Las plantas en nuestro hogar se vuelven algo indispensable, después de que adoptemos la primera planta vamos a querer tener más, en los diferentes espacios de nuestro hogar, de manera que sirvan como decoración, pero también una compañía. Esto implica que debemos tener ciertos cuidados como el riego, la iluminación, estar trasplantándolas y abonándolas, Pero a veces, no tenemos en cuenta los cuidados necesarios.

Todo acerca de la Echeveria ice green

Instagram/kathssuccs

Las suculentas son de las plantas más populares, son muy llamativas gracias a sus hojas carnosas y coloridas, en formas espectaculares que cautiva a cualquier mujer y engalanan cualquier espacio de manera única. Esta linda e innovadora planta, requiere algunos cuidados especiales, desde que se inicia su cultivo. Es una planta que tiene un toque natural, para decorar incluso una oficina o un dormitorio y porque no, podemos dejarla también en un baño. Pero antes decidir cuál será el espacio, debes tener en cuenta que cumpla las condiciones en el entorno en que se encuentre, para que la planta pueda prosperar.

La echeveria es originaria de México y  pertenece a la familia Crassilaceae, en un lugar salvaje, puede alcanzar dimensiones grandes y espectaculares. Sus hojas son a planas, carnosas y forman una roseta. Es muy apetecida en los hogares por su bajo costo y mantenimiento.

Aspectos importantes a la hora de plantarla

Cuando vayas a plantarla, debes agregar una capa hidrofóbica en la maceta y luego tierra sobre la capa de siembra. Es importante que extiendas las raíces antes de ubicarlas. Debes cubrir la raíz con tierra, agregar una capa decorativa superior y regar una sola vez recién la plantes. Si la plantación se realiza en un jardín, debes cavar primero un hoyo 2 veces el tamaño de las raíces.

Si observas que las raíces están muy densas y poco sanas y buscas que la planta crezca mejor, de manera rápida, puedes trasplantarla. Para ello, debes hacerlo en la época de primavera y otoño. Lo primero es que tires lentamente de la planta hacia arriba, para sacarla de la maceta o apoyarte de un cuchillo para separar la tierra.

La luz para su buen desarrollo debe ser brillante y transparente

Este tipo de suculenta necesita una luz dispersa y brillante, si no suministramos la suficiente luz solar necesaria, el tejido de la planta puede volverse quebradizo y en un color vintage. Se puede ir desvaneciendo sin que te des cuenta, se va deformar perdiendo su linda figura de roseta. Y lo que menos queremos es una planta amarillenta, que pueda ser blanco de enfermedades y plagas.

Pero tampoco podemos irnos a los extremos, si la exponemos a una luz solar fuerte y excesiva, en especial si se trata en la época de verano, puede que queme sus hojas y hasta el tallo. También puede suceder que la planta crezca muy lentamente o detener su crecimiento, los tallos se acortan, las hojas crecen de manera compacta y marchitase. En época de altas temperaturas, puedes optar por sombra o mover la planta a una maceta de interior.

El clima no puede ser frío en extremo

Las suaves temperaturas de otoño y primavera son perfectas para la echeveria ice green, pero olvídate de ubicarla en un lugar donde el frío sea extremo. Es una planta que no puede resistir este tipo de clima. Por su parte, si el clima es cálido, puedes cultivarla en una maceta, y no en el suelo del jardín. En temporada de primavera y otoño, su riego es poco, pero en invierno o verano, se debe reducir el riego ya que está inactiva la planta.

El suelo ideal para la ice green consiste en tres capas

El suelo debe ser ventilado y bien drenado, para que la planta pueda crecer de manera prospera. Pero para ser exactos, el suelo se divide en 3 capas de arriba hacia abajo. La capa deco superior, debe estar pavimentada en la superficie del suelo, para una óptima fijación de la planta, además para prevenir enfermedades y plagas. Por ejemplo, un tipo de suelo akadama, guajiro blanco o kanuma, puede ser ideal para este tipo de necesidad. La capa media, debe proporcionar nutrientes a la planta, para ello puedes agregar perlita, roca volcánica y entremezclar con abono o fertilizante. Por último, la capa inferior que va en el fondo de la maceta, debe tener un sistema de drenaje para evitar el exceso de agua. Se trata de una capa hidrofóbica, que puede estar elaborada con carbón, piedra volcánica u otros elementos de cultivo a gran escala.

Total
253
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Cómo usar el amoníaco en tu hogar

Siguiente artículo

Cómo sacar una llave rota sin desmontar la chapa

Related Posts