5 consejos para que tus suculentas produzcan más hijos

Las suculentas pueden reproducirse de varias maneras. Una de ellas es a través de la reproducción asexual, que incluye la producción de hijos, bebés o cachorros suculentos. Esto se puede hacer a través del proceso de propagación por esquejes, que son pequeños pedazos de la planta madre que se cortan y se dejan secar para que formen una costra protectora, además se ponen a enraizar en un sustrato húmedo para formar una nueva planta.

Muchas suculentas pueden reproducirse mediante estos esquejes, que son pequeños pedazos de la planta que se cortan y se dejan secar para que formen una costra protectora. Luego se plantan en un sustrato para que echen raíces. En general, la reproducción asexual es más común en las suculentas debido a que es más rápida y sencilla que la reproducción sexual (en la que se producen semillas a partir del polen y el óvulo de la planta).

Por otro lado, es importante recordar que para que las plantas produzcan cachorros o hijos, debe contar con excelentes cuidados entre los cuales esta proporcionar a las suculentas la cantidad adecuada de agua y aireación para ayudar a promover el crecimiento y la floración; pero aquí te brindaremos otros 5 consejos para que tus suculentas produzcan más hijos:

1. Escoge las mejores suculentas para reproducir los cachorros

Las suculentas que producen cachorros son aquellas que tienen la capacidad de reproducirse a través de estacas o ramas que se separan de la planta principal y que pueden ser plantadas para producir nuevas plantas y hay muchas suculentas que son fáciles de reproducir a partir de sus cachorros o hijuelos. Algunas de las suculentas más comunes y fáciles que producen cachorros son:

  1. Echeveria: estas suculentas producen hijuelos fácilmente y son ideales para el cultivo en maceta.
  2. Crasas: las crasas, como la Crasa de seda o la Crasa de jade, también son fáciles de reproducir a partir de sus hijuelos y se adaptan bien a diferentes entornos de cultivo.
  3. Aloe: las plantas de aloe vera son fáciles de reproducir a partir de hijuelos o de esquejes de hoja.
  4. Sempervivum: estas suculentas, también conocidas como “hierbas de gato”, producen hijuelos fácilmente y son ideales para el cultivo en maceta o en jardines rocosos.
  5. Sedum: las plantas de sedum también producen hijuelos fácilmente y son ideales para el cultivo en maceta o en jardines rocosos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las suculentas producen cachorros y que algunas pueden reproducirse de otras maneras, como por medio de semillas o esquejes. Además, también ten en cuenta que algunas suculentas pueden ser tóxicas para los animales domésticos, por lo que es importante investigar antes de cultivar cualquier planta en casa.

2. Mantenga las suculentas en estado de maceta

Una buena pero no muy común forma de aumentar la producción de cría para tu suculenta es manteniendo tus suculentas en macetas y promoviendo sus condiciones de fijación de las raíces, esto se realiza ya que una vez que una planta desarrolla sus raíces, utiliza su energía para producir más descendencia. Pero eso sí, procura que la maceta no sea demasiado grande, ya que esto aumenta las posibilidades de hongos y pudrición de la raíz, lo que evitará que produzca descendencia.

Por otro lado, no olvides remover los hijos cuando estén lo suficientemente grandes, puesto que muchas suculentas producen hijos a lo largo de sus tallos o en la base de la planta y cuando estos hijos estén lo suficientemente grandes, lo mejor es que los cortes con cuidado y los plantes en una nueva, esto estimulará a la planta madre a producir más cachorros y también le dará más espacio para crecer y reproducirse.

3. Propaga las suculentas por esquejes

Para propagar una suculenta por esquejes, sigue estos pasos:

  1. Selecciona una hoja o un tallo de una suculenta madre y córtalo con una herramienta afilada y desinfectada. Asegúrate de seleccionar una hoja o un tallo que esté sano y no tenga signos de enfermedad o daño.
  2. Deja que la herida se seque durante unos días antes de plantarla. Esto ayudará a evitar que la hoja o el tallo se pudra antes de que tenga la oportunidad de enraizar.
  3. Rellena un pequeño recipiente con arena para cactus o una mezcla de arena y perlita. Moja la mezcla hasta que esté húmeda, pero no empapada.
  4. Coloca la hoja o el tallo en la arena y asegúrate de que quede bien sujeto. Puedes usar un palillo o una brida de papel para sujetarlo en su lugar si es necesario.
  5. Coloca el recipiente en un lugar con luz indirecta y mantenlo ligeramente húmedo. No permitas que el suelo se seque completamente.
  6. A medida que el esqueje comience a crecer raíces y a producir nuevas hojas, trasplántalo a un tiesto más grande con una mezcla de suelo especial para suculentas.

Con paciencia y cuidado, tu esqueje debería enraizar y convertirse en una planta sana y fuerte.

4. Considera fertilizar tus suculentas

Un fertilizante suculento especial para suculentas y correctamente formulado puede ayudar a promover el crecimiento y la producción de hijos ya que esto le dará los nutrientes necesarios para crecer y producir más hijos, así que asegúrate de seguir las instrucciones del fertilizante y no exceder la dosis recomendada. En algunas ocasiones lo mejor es que durante la temporada de crecimiento, uses 1/4 de alimento líquido balanceado diluido en 10-10-10 cada 2 o 4 semanas. 

Antes de hacer esto, ten muy en cuenta que las suculentas no necesitan un exceso de fertilizante, entonces debes hacerlo con menor frecuencia que tus demás plantas, porque, aunque las suculentas necesitan nutrientes para crecer y reproducirse, demasiado fertilizante puede dañar las plantas y reducir la producción de cachorros y evita alimentar tu planta en climas con inviernos fríos.

5. Asegúrate de que reciba suficiente luz solar

Las suculentas necesitan mucha luz para producir cachorros, que son los brotes que aparecen en la base de la planta, las suculentas también necesitan luz para crecer y desarrollarse de manera saludable. Por lo que es importante que coloques a tus suculentas en un lugar que reciba suficiente luz solar directa, ya que esto las ayudará a crecer fuertes y a producir flores.

Sin embargo, es importante no exponerlas a la luz solar directa durante períodos prolongados, ya que esto puede dañar sus hojas. Es mejor proporcionarles luz indirecta durante la mayor parte del día y luz directa durante algunas horas cada día.

Total
174
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

15 tipos de suculentas que puedes cultivar en arena

Siguiente artículo

Las 14 suculentas más bonitas que producen flores rojas

Related Posts