Como hacer un bonsái a partir de una planta de Jade

La planta Crassula spp o como se le conoce comúnmente “Planta de Jade”, es un excelente espécimen para bonsái debido a su poca necesidad de agua, escaso mantenimiento y marcada apariencia.

Es una planta sencilla de cuidar, ya que puede sobrevivir en ambientes rústicos como en suelo seco y baja luminosidad. Es una suculenta nativa del continente Africano, tiene hojas perennes abultadas con puntas rojas y pequeñas flores blancas. El Jade se adapta fácilmente a ser un bonsái, debido a su resistencia a las fuertes podas necesarias para mantenerlo pequeño.

Como empezar

Consigue una planta de Jade de tamaño pequeño, asegúrate de que tenga un tronco grueso y que sus ramas sean resistentes. Las mejores variedades son Crassula ovata y Crassula arborescens.

Materiales

  • Maceta acorde al tamaño de tu Jade
  • Malla de vinilo
  • Taladro u objeto puntiagudo.
  • Tijeras de jardinería
  • Alambre
  • Mezcla de tierra o sustrato para bonsái
  • Musgo (opcional)

La maceta

Selecciona una maceta acorde al tamaño de tu planta (esto es muy importante ya que si la maceta es demasiado grande la raíz crecerá sin control, haciendo que la planta crezca también). Debes mantener un balance entre la planta y la maceta.

Preparación de la maceta

Abre al menos 3 agujeros pequeños en el fondo de la maceta, puedes usar un taladro para romperla o algún objeto puntiagudo.

Corta pequeños trozos de malla de vinilo pégalos en el fondo de la maceta “Esto evitará que la tierra se salga por los agujeros que acabas de abrir”.

Preparación del bonsái

Corta un trozo de alambre de 20 centímetros de largo y enróllalo sobre la base del tallo de la planta, el espacio entre cada vuelta del alambre debe ser de aproximadamente 3 centímetros.

Lo que buscamos es que el alambre le de la forma deseada a tu bonsái. Puedes retirar el alambre después de mas o menos 5 meses o una vez la rama haya obtenido la forma deseada y esta se pueda sostener.

Sustrato

Prepara una mezcla de tierra o consigue un sustrato especializado para bonsái (recomendado). Asegúrate de que el sustrato cumpla con las siguientes condiciones.

  • Retención de humedad
  • Excelente drenaje
  • Buena oxigenación

Un sustrato inorgánico basado en partículas te aportará un rápido drenaje del agua y permitirá una entrada continua de aire fresco a través de las raíces, en cambio, un suelo orgánico compacto sin estructura ni oxigenación enfermará al árbol y pudrirá las raíces.

Trasplante

Antes de migrar el árbol de Jade a su nueva maceta deberás asegurarte de realizar los siguientes pasos.

  • Elimina la tierra que tenga en sus raíces.
  • Corta las raíces demasiado largas y también las que estén podridas.
  • Desenreda las raíces con cuidado y extiéndelas a lo largo de la nueva maceta.

Poda

Te recomendamos no podar el árbol hasta pasados los 8 meses de crecimiento, luego de eso buscaremos compactar su follaje en forma triangular. Cada 2 semanas deberás cortar las ramas sobresalientes del primer corte que hiciste, siempre manteniendo la forma de árbol miniatura.

Consejos

  • Coloca el árbol al aire libre durante los meses calurosos
  • Los Jade necesitan poca agua, sin embargo si ves arrugas en sus hojas es hora de regar
  • Debes fertilizar tu bonsái al menos una vez por mes, puedes usar un fertilizante balanceado granular esparciendo este sobre el suelo

Inspiración

También te puede interesar:  10 razones por las que a tu planta de Jade se le caen las hojas

Total
751
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Huerta casera: aprende a sembrar camote en tu patio con estos trucos

Siguiente artículo

Cultivar maíz: guía fácil para amateurs de la horticultura

Related Posts