Aprende a cuidar y reproducir un singonio en casa

El singonio es una planta que se ha vuelto muy popular en los interiores, sobre todo cuando se trata de hogares, pues es una planta de fácil cuidado, se propaga de manera sencilla y nos convierte en unas jardineras expertas y amantes. Si aún no te adentras en el mundo de la jardinería, esta planta es perfecta porque es resistente y es ideal para aquellas personas que empiezan a apasionarse en el cultivo de plantas de interior. Sin más preámbulo, hoy te enseñaremos cómo puedes aprender a cuidar y reproducir una planta de singonio en casa, y llenes los espacios en el hogar de vida y belleza.

Singonio en casa: una planta espléndida

El singonio es una planta trepadora que pertenece a la familia de las Araceae. Generalmente crece en las selvas tropicales del centro y sur de América, en total pueden ser hasta 30 especies de esta planta en múltiples variedades. Su follaje se caracteriza por ser muy decorativo, es una planta espléndida y lo mejor es que su cultivo es muy sencillo. Puede desarrollar raíces aéreas y sus hojas cuando son pequeñas pueden tener forma de flecha o saeta, en forma flechada, pero a medida que van creciendo toman forma y un color verde.

Por tratarse de una planta trepadora, a medida que va creciendo, llega un momento en el que necesita mantenerse erguida, para soportarse a ella misma. Es una planta que necesita bastante espacio, ya que es una mata abierta y sus hojas se pueden esparcir y es mejor evitar la pérdida de estas hojas. Aquí te enseñamos cómo reproducir y cuidarla.

Reproducción

Para reproducir un singonio, necesitas un esqueje de esta planta, una maceta 10 a 15 cm de diámetro, un vaso de agua y un buen sustrato.

Para empezar, vas a tomar un esqueje de la planta madre que esté sano y seleccionas un tallo final, que pueda tener varias hojas o un par de nudos y en agua, vas a poner el esqueje y ya en unos días, lograrás ver raíces.

Lo siguiente ahora, es que la pases a tierra, cuando ya veas que tienen suficientes raíces de más o menos unos tres centímetros. Esta es una planta apta para cultivo hidropónico o en agua, lo que quiere decir que puede estar durante un buen tiempo sin necesidad de tierra, pero como necesitamos tenerla en interiores, lo ideal será en una matera con tierra. Y es allí donde haremos uso del sustrato.

Cuidados

Algunos consejos generales para cuidar esta planta, es que a medida que vaya creciendo y las hojas inferiores van muriendo, es momento de entutorarla, es decir de colocarle un soporte con musgo para que las raíces aéreas que vayan a crecer, se introduzcan o se apoyen en el musgo. Pero realmente, temas de la luz, riego, temperatura y humedad, serán temas básicos para su cuidado y mantenimiento.

Luz

La luz para esta planta, no debe ser directa del sol. Puedes buscar un lugar que tenga algo de sombra, pero que al mismo tiempo le entre iluminación a la planta, de manera que no pierda el color de sus hojas. La luz debe ser indirecta, debes buscar un equilibrio para que no se vayan a quemar las hojas pero tampoco pierdan vida de la luz que necesitan, hazlo de manera indirecta.

Riego

Respecto al riego, en temporada de otoño a primavera, el riego es moderado y un poco alto, pero es importante que estés vigilando que no se hagan charco y que tenga un buen drenaje. Cuando ya veas que los tallos empiezan a crecer, vas a regar levemente. El exceso de agua podría poner las hojas marrones y sin vida, aunque les gusta la humedad alta, puedes rociar con ayuda de un spray.

Temperatura y humedad

La temperatura ideal será entre los 18 y 20 grados centígrados. Por debajo de los 13, la planta no soportara. El exceso de humedad o de agua hará que las raíces se pudran al igual que la base de las hojas, pero tampoco es recomendable un ambiente excesivamente seco.

Sustrato

En cuanto al sustrato, debe ser ligero y con buen drenaje, para evitar exceso de agua o encharcamientos. El cambio de sustrato se puede realizar cada 3 meses y debe ser ligero. Por ejemplo, puede tener un pequeño porcentaje en perlita y el resto en turba. Incluso venden sus fertilizantes específicamente para plantas de interior. El abono se puede realizar cada 15 o 20 días en primavera y verano. Puedes utilizar fertilizante liquido para plantas verdes que debes diluir en agua.

Total
978
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Conoce a la suculenta Crassula "Tom Thumb"

Siguiente artículo

8 errores que cometes con frecuencia al propagar suculentas

Related Posts