Suculentas de colores: aprende a cuidarlas para tener un jardín colorido

Te contaremos el truco para cambiar el color de tus suculentas y todos los cuidados que debes aplicar.

¿Alguna vez has visto suculentas de colores vibrantes y te has preguntado por qué tus plantas no se ven tan coloridas? Es posible que tengas la misma variedad de planta, pero los colores de tus suculentas no son tan brillantes. Afortunadamente, hay algunos pasos que puedes seguir para lograrlo.

Si le dieras a diez jardineros diferentes a cada uno una suculenta de la misma variedad, dependiendo de las condiciones en las que mantuvieron la planta, podrías estar viendo diez tonos diferentes de la misma suculenta después de varios meses. Es probable que cada jardinero mantenga su planta en un ambiente diferente, lo que tendrá un tremendo impacto en el color de la planta. ¿La razón ambiental detrás de los diferentes colores? ¡Estrés!

Tipos de estrés de las suculentas

Hay muchos factores en el entorno de una suculenta que pueden afectar la vitalidad de sus hojas. Algunas suculentas pueden cambiar de color según la estación o la temperatura diaria promedio. Incluso las plantas que se mantienen en condiciones ideales pueden cambiar a lo largo del año. Las suculentas que se mantienen al aire libre experimentarán estrés durante las bajas temperaturas que pueden afectar su color.

La cantidad de agua que recibe una suculenta también puede afectar el color de la planta. Retener el agua también estresará a la planta, lo que hará que produzca niveles más altos de pigmentación.

Sin embargo, el factor más importante en la vitalidad de las hojas de una suculenta es la cantidad de luz solar que recibe la planta todos los días. Las suculentas que se mantienen en condiciones más sombreadas serán más pálidas que las suculentas que se mantienen a pleno sol por la misma razón por la que una persona puede ser más pálida si permanece en el interior todo el verano en lugar de en la playa.

Así como tu piel desarrolla más pigmentación para mantenerte protegido de los rayos del sol, las suculentas producen más pigmentación para evitar que el sol queme las hojas. La antocianina es uno de esos pigmentos; por lo general, es responsable de los colores rojo, púrpura, azul o negro vibrantes en las plantas.

Usando este conocimiento a tu favor, una forma de iluminar los colores de en tu jardín es exponer tus plantas a más luz solar. El aumento de la luz solar hará que la planta soporte un estrés de leve a moderado, según la cantidad de luz a la que expongas la planta y la cantidad de luz que estuviera recibiendo inicialmente.

Haz que el estrés funcione a tu favor

Si te preocupa la idea de estresar a tu planta para lograr colores más brillantes, debes comprender que este proceso es una parte natural de los cambios de estación. Las plantas que crecen en la naturaleza soportarán cambios de temperatura, agua y luz solar durante todo el año, así que no te preocupes por dañar las suculentas de tu jardín.

El proceso de estresar tus suculentas debe controlarse de cerca para evitar que las plantas se dañen por recibir demasiada luz solar. Si tus plantas se mantienen en un área relativamente sombreada o reciben una cantidad de luz solar diaria inferior a la ideal, no debes hacer la transición inmediata de tus plantas a un día completo de luz solar directa.

Para aplicar la cantidad correcta de estrés en tu planta, debes hacer la transición de tu suculenta hacia recibir más luz solar, de una manera escalonada.Es mejor hacer la transición de tu planta a la luz solar plena durante un período de aproximadamente una o dos semanas. Cada pocos días puedes aumentar gradualmente la cantidad de luz solar a la que está expuesta tu planta hasta que se adapte a la vida a pleno sol. Aumentar la luz unos 30 minutos cada vez debería ser suficiente.

En general, se recomienda dar a las suculentas unos días con el mismo nivel de luz para que se ajusten adecuadamente. Esto permite que la planta se adapte antes de que se estrese nuevamente con otro aumento de luz. Muchos expertos recomiendan aumentar la exposición a la luz cada cuatro a siete días.

A medida que aumentes la cantidad de luz solar, debes estar atento a cualquier señal de que pueda estar exponiendo tu suculenta a demasiado estrés. Si la planta comienza a verse poco saludable, simplemente dale unos días más en su nivel de luz actual antes de aumentar nuevamente. Si progresa demasiado rápido, puedes matar a tu amada suculenta.

Durante el proceso de transición, es esencial que evites que la planta esté expuesta a cambios extremos de temperatura. El calor o el frío extremos pueden agregar estrés adicional que podría empujar a tu planta al límite. Si esperas una ola de calor o un frente frío, es posible que debas llevar tu suculenta al interior. Continúa regando la planta cuando el suelo esté seco también. Aunque la temperatura y el agua también causarán estrés y mejorarán la pigmentación, es importante usar solo un método a la vez. Demasiado estrés puede dañar o matar a tu suculenta. Es posible que debas regarla con más frecuencia debido a la evaporación, por lo que observar su planta de cerca lo ayudará a brindar el mejor cuidado mientras trabaja para obtener pleno sol.

Total
148
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Cómo trasplantar una planta de tomate: qué hacer y que no

Siguiente artículo

Lirio de paz: 6 problemas comunes, aprende a solucionarlos.

Related Posts