Trucos para mantener tu casa sin malos olores y limpia cuando tienes mascotas

Los pelos de tu mascota ya no serán un problema. Te contamos la solución.

Tener una mascota es uno de los grandes placeres de la vida. Estos seres iluminan nuestras existencias con su calidez y dulzura. Aunque hacen parte de la familia y los amamos no podemos negar que es difícil lidiar con toda la cantidad de pelo y mota que dejan regados por doquier.

El privilegio de contar con una compañía tan especial viene con sacrificios y compromisos que debemos aceptar, como el entender que son seres vivos como nosotros, no una decoración más del lugar, requieren de atención y cuidados. Debemos estar pendientes de su limpieza procurando de paso la limpieza de nuestro hogar.

Puede pensarse que con barrer y trapear es suficiente para dejar la casa libre suciedad de una mascota, pero no es así. Hay una serie de trucos que al ser implementados de manera recurrente podremos tener un hogar impecable y disfrutar de nuestros amigos peludos sin preocupaciones.

Comienza por el aseo a tu mascota

Puede que tu casa esté impecable, pero si tu mascota no ha sido aseada inundará con mal olor el espacio, comienza por asear a tu peludo y después procede a asear tu casa. Los perros deben asearse cada dos semanas aproximadamente, mientras que los gatos se realizan su propio baño, si deseas bañar a tu gato puedes hacerlo una vez al mes o mandarlo a bañar con una empresa especilizada. Si no cuentas con un servicio de limpieza para este, puedes asearlo en casa, báñalo, cepilla su pelo, realiza su limpieza bucal y dental y revisa que no tenga una infestación de pulgas y garrapatas. Una vez limpiecito no tendrá cómo ensuciar el lugar.

Sé constante con la limpieza

No permitas que se acumulen los pelos y el mal olor, si permites que esto pase será más difícil eliminar los rastros de suciedad después. Todos los días asea la casa por completo, comienza por lo básico, limpiando el polvo y pelo de las mesas con un trapo húmedo que capture todo, barre, trapea y limpia rápidamente alfombras y muebles con una aspiradora manual, con la que ahorrarás tiempo.

Hay una sustancia para asear que te desaconsejamos completamente: el amoniaco, ya que su aroma es bastante parecido al de la orina y si lo usas sobre un lugar, tu perro sentirá que debe hacer sus necesidades allí.

Por otra parte el bicarbonato de sodio es un gran aliado para la eliminación de olores y puedes añadirlo a tus mezclas de limpieza para el piso.

Limpia sus accesorios

Es importante que ases todos los implementos de tu mascota pues estos también se cargan del olor y suciedad de sus fluidos corporales. Debes poner mucha atención con los componentes de los limpiadores que uses en este caso, pues no queremos que hagas daño a la salud de tu mascota.

Aléjate de los productos que contengan cloro pues desgastan los materiales reduciendo su vida útil, tampoco uses formaldehidos, ya que este ingrediente puede causarles una alergia respiratoria, los hace estornudar y sobre producir moco pues esta sustancia suele irritar las vías respiratorias. Y definitivamente no uses éter de glicol, es una sustancia altamente nociva para las máscotas, les puede causar daño pulmonar con el paso del tiempo.

Recuerda que estos ingredientes no se venden comunmente por separado para la limpieza del público general, pero si hacen parte de muchos productos para el aseo presentes en el mercado. Deberás revisar en la etiqueta de los limpiadores que adquieras y verificar qué tan alto es el nivel de estos componentes en ellos.

PINTEREST

Su propia cama y sofá

Para mantener un dormitorio libre del pelo de tu mascota no debes permitir que este suba a tu cama. Establece este hábito desde que es pequeño. Puedes comprarle sus propios mini muebles, no queremos que esté siempre en el suelo, pero tampoco que acabe con nuestros tendidos, colchón y sofá. En caso de que quieras seguir compartiendo estos espacio con él, sin que dañe tus pertenencias entonces adquiere un protector para estos espacios. Recuerda que tras usar el protector debes sacudirlo y barrer. Lávalo de manera recurrente.

Ventila y desinfecta

Es indispensable que mantengas el lugar aireado. Si te preocupa exponer a tu mascota al peligro de las ventanas y balcones puedes pedir ayuda profesional, que implemente una malla u otras opciones que salvaguarden la seguridad de tu mascota. Sea cual sea la opción que elijas es indispensable que ventiles el lugar, será bueno para ti y para tu amigo fiel.

Mientras ventiles puedes aprovechar para asear el espacio desinfectándolo, pues algunas sustancias pueden tener un olor fuerte y no queremos que tú o tu mascota se sientan agobiados por el olor. Mientras tengas las ventanas abiertas de par en par puedes añadir a tus mezclas de limpieza un chorrito de vinagre y bicarbonato, verás como cambia el lugar. Y si no quieres que quede con este aroma puedes finalizar la desinfección usando esencias o velas que tengan olores frescos como el limón o el eucalipto.

Usa un purificador de aire

Esta si que es una buena inversión para el hogar. Este artículo no sólo resulta ser relajante además limpia el aire y elimina todo mal olor, cumpliendo una función desinfectante en el espacio. El purificador se encargará de llevarse los malos olores y dejar el ambiente libre de sustancias peligrosas para tu salud y la de tus mascotas, reduciendo así la posibilidad de desarrollar condiciones alérgicas graves.

Total
29
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Tips para redecorar tu hogar con un bajo presupuesto

Siguiente artículo

Método Flylady: organiza tu casa en tiempo récord

Related Posts