Consejos infalibles para despercudir paredes blancas

¡Espera! Si tu pared blanca esta percudida, no recurras a la pintura, hay otras formas de acabar con las manchas en tus paredes.

Existen muchos casos en los cuales pintar las paredes de nuevo no es una opción viable. Ya sea porque vives en un espacio alquilado, porque no dispones del tiempo necesario para pintar, o porque no logras conseguir un pintor de confianza. Sea cual sea el caso, a continuación te compartimos unos consejos para dejar las paredes de tus espacios como nuevas, sin tener que pintarlas.

Ten en cuenta

El primer consejo, que es también el más fácil de seguir, es identificar el tipo de pintura con el que se pintaron las paredes de tus espacios. Sabiendo esto, lo que sigue es muy sencillo.

Si se trata de una pintura a base de látex, esta se limpia con agua y un limpiador multiusos suave. Si por el contrario se trata de pintura a base de aceite, esta se debe limpiar con con vinagre y un desengrasante o detergente. Para el caso de la pintura de temple (témpera), esta se limpia únicamente pasando un trapo para retirar el polvo.

Si no cuentas con esta información, no te preocupes, puedes limpiar tus paredes siguiendo los consejos que te presentamos a continuación.

El truco milenario con la escoba

Primero que todo, las paredes deben ser de ser lisas y blancas (este truco no funcionará si son de otro color como beige o gris claro). El consejo que te damos sirve para remediar las manchas que deja una cinta al despegarla de la pared, o raspones leves sobre la pintura, como también rayones de lápiz. Antes de comenzar, asegúrate también que estén libres de polvo. estos pasos:

Una manera sencilla de remover el polvo de tus paredes, sobre todo en las partes más altas, es tomar una escoba y cubrirla con una toalla. Luego usa la escoba para limpiar las paredes desde arriba hacia abajo. Asegúrate de pasar por las esquinas para eliminar suciedad como las telarañas.

La masilla una aliada de la limpieza

El elemento principal es la masilla para tapar agujeros. Adicionalmente, solo necesitas un recipiente y una esponja de doble cara, así como también los siguientes ingredientes: agua, jabón de loza, vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

Lo primero que hay que hacer es quitar todos los restos del pegante dejados por la cinta u otros elementos que tuvieras sobre la pared adheridos con pegante. Estos restos los podemos ablandar aplicando calor con un secador de pelo. Después procedemos a remover los restos con una espátula.

Para los orificios presentes en la pared, como los que dejan los clavos o puntillas, utiliza la masilla. Esta generalmente tiene un color blanco de manera que no se notará una vez lo apliques y aplanes sobre la superficie de la pared.

Una mezcla poderosa

Para limpiar las paredes de restos de pinturas, manchas y dibujos prepara en un recipiente una mezcla de de agua caliente con jabón para lavar platos, vinagre blanco y una cucharadita de bicarbonato de sodio. Con la esponja, frota la mezcla sobre las manchas de la pared con la parte áspera, en movimientos circulares, hasta que haya desaparecido la mancha. Después, con la parte más suave de la esponja, frota en movimientos verticales, hasta retirar los restos que puedan haber quedado, con agua limpia. Si la pared queda muy húmeda, puedes utilizar un trapo limpio para pasarlo por encima. Idealmente, es mejor que la humedad se seque con el aire.

Repite este proceso en cada una de las paredes que necesiten limpieza.

¿Cuándo se debe limpiar las paredes?

Siempre debes procurar limpiar tus paredes en días de clima templado, en los cuales podamos abrir las ventanas y entre la brisa y calor suficiente para que las paredes se puedan secar rápidamente luego de limpiarlas. Lo normal es limpiar las paredes blancas una vez al año.

No te preocupes si por algún motivo debes limpiar las paredes con mayor frecuencia. Con las indicaciones que te compartimos quedarán como nuevas. Durante el proceso de limpieza, no olvides también limpiar el zoclo (rodapié o moldura) de la pared. Esto lo puedes hacer con cualquier cepillo o esponja.

En definitiva, limpiar las paredes blancas es una tarea que no tiene por qué resultar muy compleja. Teniendo las herramientas y los productos necesarios no será ningún problema. Solo hay que tener en cuenta el tipo de pintura de la pared para actuar de la mejor manera. El resultado será poder disfrutar de unas paredes como nuevas.

Total
28
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

DIY: 5 Ideas para cultivar fresas en macetas colgantes para un espacio pequeño

Siguiente artículo

Aprende a propagar una monstera deliciosa a través de esquejes

Related Posts