Cómo revivir una suculenta seca

Las suculentas se caracterizan por ser resistentes a los largos periodos de sequía y esto es gracias a que almacenan agua en mayor cantidad que otro tipo de plantas. Sin embargo, en ocasiones se cometen errores en su cuidado que pueden dejarla en riesgo de muerte. Por ejemplo, el exceso o la falta de agua. Si las hojas de la suculenta están muy opacas, arrugadas y secas, será la señal de que les falta agua. En cambio, si existe un exceso de agua, las hojas se caerán con facilidad al tacto, estarán demasiado blandas, casi gelatinosas y con un color transparente. Así que, aprender a identificar el problema es clave para poder tomar las medidas necesarias y tratar de que revivan.

Cómo recuperar suculentas

Cuando tu planta suculenta tiene problemas debes actuar de inmediato o tan pronto como sea posible, ya que después se llegará a un punto de no retorno. Es decir, ya será tarde para ayudarla, pues no regaste lo suficiente y la planta está completamente seca. A continuación, te contaremos cómo recuperar una suculenta si no ha llegado al extremo, aunque debes tener en cuenta que es todo un proceso. Debes tener paciencia, ya que requiere de tiempo para volver a ser la misma.

Ahora, si tienes hojas secas únicamente en la parte de abajo, no tendrás que preocuparte tanto. A medida que crecen hojas nuevas, las viejas morirán. Entonces, si observas algunas hojas secas y crujientes en la base, será completamente normal, pero si las hojas superiores también se están secando, lo más probable es que necesiten más agua.

Suculentas deshidratadas

Es importante conocer las necesidades de riego de cada planta que tengas, ya que algunos tipos de suculentas requieren un poco más de riego que otras. Por suerte, revivir a una planta por falta de hidratación es más sencillo en comparación a las que están afectadas por el exceso de agua. Por ejemplo, podrías darles un buen remojo o intentar regarlas con más frecuencia para que vayan recuperando el grosor de sus hojas. Sin embargo, la recuperación no será de un día para otro.

Uno de los grandes errores que comete la mayoría de personas una vez que observan la planta seca, es comenzar a inundarla de agua para que se recuperen rápido. En realidad, este es un proceso más lento, lo ideal es que se haga un riego ligero y constante.

  • Primera opción: con un atomizador debes mojar el sustrato, de esta manera se suministran pequeñas cantidades de agua sin encharcar. Lo harás cada 2-3 días, para que sea gradual.
  • Segunda opción: agrega agua a un recipiente, luego tendrás que sumergir la planta con todo y maceta por 5 minutos para que el sustrato se humedezca bien, pues el agua entrará por los orificios de drenaje. Hazlo cada 3 días, hasta que la planta se recupere totalmente.

Una opción más

Otra alternativa común y que también se puede intentar es la de sumergir las raíces directamente en el agua para hidratar a profundidad, a esto se le conoce como terapia de agua. No se trata de un método de riego, solo se debe recurrir a ella en casos extremos, en los que necesitas revivir a la planta urgente. Aquí te contamos cómo hacerlo.

  • El primer paso es sacar a la suculenta de la maceta para retirarle el sustrato, el cual debe estar seco. Hazlo con cuidado para tratar de retirar la mayor cantidad de tierra posible.
  • Una vez que las raíces estén expuestas, lleva la suculenta a un recipiente con agua, que sea del tamaño adecuado para la planta (no muy grande o demasiado pequeño).
  • El objetivo es cubrir las raíces, mientras que el resto de la planta permanece en seco. Ahora déjala en esta posición hasta que empieces a ver mejorías en su aspecto.
  • El tiempo puede variar de acuerdo a la gravedad de la deshidratación. Por lo general, se deja de 24 a 27 horas, pero también podría durar hasta 1-2 semanas.
  • Asegúrate que el agua esté limpia todo el tiempo y revisa constantemente a la planta para identificar si ya se ve saludable o por el contrario está tomando un color traslúcido, amarillo, café o negro. Tampoco es normal que se vea débil y que se caigan las hojas (son las señales de exceso de agua y pudrición). Así que cuidado, si lo notas, no esperes más y sácala rápido.
  • Si la suculenta ha mejorado, deja que se sequen sus raíces, luego plántala en un sustrato nuevo y seco. También espera varios días antes de pensar en iniciar con los riegos.

Total
501
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Decoración del hogar: 7 hermosas ideas para combinar el color azul

Siguiente artículo

Cómo plantar puerros en maceta

Related Posts