Guía de horticultura para principiantes: Aprende a plantar y cosechar los mejores vegetales

No somos perfectas, no tenemos que saberlas todas, y a la mayoría, nos gusta la jardinería, la plantación y el cultivo. Y si tienes espacio en tu hogar para un lindo huerto, no lo pienses dos veces en cultivar verduras para que hagas las recetas más deliciosas y no tengas que ir al super a conseguir todos los alimentos, porque simplemente ya los vas a tener en tu hogar.

Dedicarse a la horticultura puede traer muchos beneficios, que no solo aportan al medio ambiente, sino a tu organismo y bolsillo. Es una actividad que consiste en la producción de hortalizas y vegetales, destinadas al consumo en el hogar. En sí es la técnica de cultivo de plantas, que se desarrollan en huertos. Hoy te dejamos una guía de horticultura, para que empieces desde cero y aprendes a plantar y cosechar los más deliciosos y mejores vegetales.

Emprende en la horticultutra: guía básica

En esta guía, vas a aprender técnicas de siembra complementarias y cómo cultivar de manera fácil vegetales, para que inicies en este mundo. No hay nada mejor que consumir alimentos frescos, sacados de tu propio jardín o huerta, vegetales muy jugosos, con texturas brillantes y de calidad. Una vez visualices todo tu cultivo, será muy gratificante y satisfactorio para ti. Aunque al principio parezca algo abrumador e imposible, pero el tiempo, el clima y un buen sustrato, nos ayudará para un cultivo exitoso. A continuación, te dejaremos una guía básica para ello.

1- Elegir los alimentos a cultivar

Lo primero es elegir las verduras que vamos a cultivar, para ellodebes tener en cuenta los siguientes aspectos. Claramente debes pensar en alimentos que a ti y a tu familia les guste consumir. La idea es aprovechar al máximo los alimentos que vayas a cultivar, porque de nada serviría ‘meterle la ficha’ a un cultivo de verduras que vas a desperdiciar.

Otro ítem importante, es la cantidad de verduras, debes calcular cuántas verduras vas a consumir. No vayas a plantar en exceso, a menos que estés pensando en comercializarlos.

Otro punto clave, es que consideres la disponibilidad de alimentos en el supermercado. Por ejemplo, si consigues gran cantidad de zanahorias o tomates, en lugar de estas verduras, puedes cultivar repollo o calabacín, aquellos alimentos que no sean tan accesibles.

Las semillas que elijas deben ser de calidad, algunas son más económicas, pero realmente de mala calidad y estas no logran germinar por lo general, entonces es mejor invertir en unas buenas semillas, pagar un peso más y no perder el tiempo y otras cosas en cultivos.

2- Elegir una buena ubicación

La ubicación correcta también es clave para un buen cultivo, debes elegir una tierra en la que se pueda cosechar. Por ejemplo, las tierras áridas, aunque sí sirven para cultivos, no son precisamente para vegetales o legumbres.

También debes tener en cuenta el lugar, que sea soleado, aunque no necesita en exceso. Lo ideal sean de 6 a 8 horas de luz a los cultivos.

El ambiente que elijas debe estar sin viento y estable. Los vientos fuertes, pueden derribar plantas impidiendo que los polinizadores hagan su trabajo.

Además ten en cuenta que sea un espacio en el que no haya tráfico peatonalen el que están pasando constantemente y afecten el cultivo.

Otro de los aspectos que son muy importantes, es que el suelo esté bien drenado y no permanezca húmedo. Cuando hay exceso de agua, las raíces se mojan, se pueden podrir y atraer plagas.

3- Elegir el tamaño del huerto

Algunos de los errores de los que podemos cometer, es adecuar un tamaño demasiado grande para empezar con poco cultivo. Nos emocionamos tanto, que destinamos un espacio muy grande y lo que realmente debemos hacer, es empezar poco a poco para no sentirnos frustradas, de ver pocas semillas y mucho espacio.

Las medidas aproximadas para un tamaño manejable son de 100 pies cuadrados, si se trata de un cultivo en el suelo. Pero si estás pensando en una cama elevada, hazlo de 4×4. Ya si deseas un jardín más grande, hazlo máximo de 12×24 y a medida que el cultivo vaya creciendo, tú misma considera y ampliarlo o mantenerlo en ese tamaño.

Lo que también influye son los alimentos que vayas a cultivar, porque los frijoles que son arbustivos necesitarían un aproximado de 12 pies, mientras que pepinos, calabazas amarillas, berenjenas o incluso el romero, necesitarían espacios de 4 pies cuadrados.

4- Elegir el espacio y tiempo adecuado

Algo que debes tener muy presente, es dónde y cuándo plantar. Por ejemplo, no todas las verduras se van a plantar al tiempo, porque algunas son de temporada fría, tales como los guisantes, el brócoli y la lechuga, mientras que otros son de temporada cálida, como lo son los tomates, pepinos y pimientos.

Por otro lado, si piensas en sembrar lechuga o frijoles arbustivos, debes tener en cuenta, que son verduras que van a ocupar más espacio y no se podrán combinar con otras o al mismo tiempo. Entonces considera hacer plantaciones escalonadas, para que no tengas que plantar todas las semillas al tiempo y cosecharlas en un mismo momento, estas van a seguir creciendo y creciendo.

Total
182
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Lista de alimentos que puedes cosechar en botellas de plástico

Siguiente artículo

5 errores que cometes con tus suculentas de interior que hacen que se mueran

Related Posts