Cómo cultivar sandías dulces y jugosas en macetas

Las sandías (Citrullus lanatus), son una especie de la familia Cucurbitaceae y aunque es originaria de África, en la actualidad se cultiva en diferentes partes del mundo. Esto es gracias a que el fruto es grande, jugoso (cerca del 92% es agua) y por lo general muy dulce. Sin olvidar que también es una buena fuente de antioxidantes, siendo un alimento bastante refrescante, delicioso y saludable.

Pero, ¿cómo cultivar sandías en casa? Aquí hablaremos sobre los pasos para que puedas hacerlo utilizando macetas, lo que es perfecto si no cuentas con un extenso terreno, así que sigue leyendo.

Cómo cultivar sandías

Primero

  • Lo que necesitas es una maceta, que no sea muy grande o demasiado pequeña.
  • Ahora tienes que llenarla con el sustrato, puede ser tierra para macetas; que sea una tierra rica en materia orgánica. Después, realiza un hoyo con tus dedos y agrega la semilla.
  • El siguiente paso será tapar con la misma tierra y regar con suficiente agua.
  • Aproximadamente en 1-2 semanas la semilla de sandía ya habrá germinado.
  • Pasado un mes tendrá la cantidad de hojas y el tamaño ideal para el trasplante.

Segundo

  • Es importante que la maceta en donde vas trasplantar tenga buen tamaño, no como las que usamos normalmente, ya que estas son pequeñas. También asegúrate que tenga drenaje, si no tiene los agujeros en el fondo, puedes intentar hacerlos tú mismo con un taladro.
  • No se recomiendan las macetas de 20 litros, que sean de 25-30 litros como mínimo.
  • Si eliges un recipiente pequeño, las raíces no tendrán suficiente espacio para extenderse.

Tercero

  • Además del tamaño del contenedor, debes elegir el suelo adecuado. Si optas por una mezcla que drene demasiado bien, se secará rápido y afectará la salud de la planta, incluida la producción de los frutos. Pero, si la mezcla no drena lo suficiente, la tierra permanecerá empapada y esto podría favorecer la pudrición de las raíces.
  • Para el sustrato puedes mezclar la mitad de tierra para macetas con la mitad de arena y 10% de hummus de lombriz. Este tipo de plantas necesitan de un suelo suelto o un poco arenoso, es decir, que no esté tan duro o compacto. De lo contrario, no se desarrollará bien.
  • Agrega el sustrato a la maceta y humedécelo. Una vez que el agua se absorba, con ayuda de una pala pequeña vas a sacar tierra para crear el orificio en donde dejarás el cepellón.

Cuarto

  • Cuando logres trasplantarla no olvides ponerle encima pasto seco o paja. Esto ayuda a proteger el suelo, mantener la humedad y que la planta se sienta más acogida.
  • Recuerda regar a diario, pues necesita de mucha agua.
  • Es esencial que la tierra se mantenga húmeda, debes evitar que se seque por completo. De hecho, en los días más calurosos, puedes regar en la mañana y al final de la tarde.
  • Este tipo de plantas también demandan mucho calor, por lo que en menos de 30 grados no se aconseja sembrarlas. A menos que sea una variedad que esté adaptada a la zona.
  • De preferencia sembrar después de la primavera y antes del otoño, para que pueda aprovechar los meses de mayor calor y la planta se sienta más cómoda.

Consejos adicionales

  • Si la temperatura del lugar donde vives es muy elevada, debes estar más atento al riego, ya que perderá mucha agua por la evaporación y ocasionará un estrés hídrico.
  • Su cosecha es entre los 80 y 100 días desde la siembra. Para saber si el fruto está listo, debes prestar atención a varias características. Por ejemplo, el sonido ahuecado y color amarillento en la parte inferior de la sandía (si es verde claro o blanco aún no está lista).
  • No requiere de podas, lo que se podría hacer si se extendió mucho es cortar las puntas.
  • No olvides que para obtener sandías muy jugosas es primordial una humedad constante. Sin embargo, semanas antes de la cosecha muchos expertos recomiendan reducir los riegos para aumentar la concentración de azúcares, para que quede más dulce el fruto.
  • La sandía tradicional puede ser difícil de manejar en macetas y espacios reducidos, por lo que siempre es buena opción recurrir a variedades pequeñas, como la sandía sugar baby.
  • Independientemente de la variedad que cultives en las macetas, ubícalas en un lugar en donde reciba mucho sol, un mínimo de 8 horas por día.

En este video encontrarás más información

Total
38
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

10 plantas sedum que puedes tener como plantas de interior

Siguiente artículo

20 ideas lindas y creativas para decorar tu jardín con piedras

Related Posts