Ciruelo: cultivo, cuidados y propagación

El ciruelo (prunus doméstica) es un árbol de tamaño mediano, ya que puede alcanzar hasta los 5-6 metros. Hace parte de la familia de las rosáceas, es originario de Europa y Asia, pero actualmente se cultiva en las zonas templadas de todo el mundo. Su fruto puede ser de un color amarillo, rojo o morado, tiene una semilla de hueso elíptica y no solo se consume al natural, sino que también sirve para preparar mermeladas, deshidratado y en jugos. Además, las ciruelas son buena fuente de varios nutrientes, entre los que se encuentra la fibra, potasio, fósforo, vitamina A y vitamina C.

Cultivo del ciruelo

El ciruelo que se obtiene de semillas puede tardar 6-8 años en entrar en producción, pero según la variedad y las condiciones climáticas, los árboles injertados podrían iniciarla a partir de los 3 años.

De hecho, se suele vender injertado, ya que la resistencia a las plagas y las enfermedades es mejor, así como la adaptabilidad a los suelos y por supuesto, que de frutos en un menor tiempo. Para la cosecha, se hace una vez que ocurra el cambio de coloración a rojo o morado. Cuando tengan un color definitivo y al presionarlos se sientan un poco blandos, podrás arrancarlos con facilidad.

  • Necesita de suelos sueltos, profundos, con buen drenaje y que sean ricos en materia orgánica, pero también podría tolerar suelos húmedos y poco profundos, gracias a su sistema radicular superficial.
  • Respecto al temperatura óptima para su buen desarrollo, está entre los 12 a 22 ºC, aunque dependiendo de la variedad, resistiría las bajas temperaturas.

Plagas y enfermedades

  • Una de las que puede afectarlos es la Monilia fructicola, esta es una enfermedad causada por un hongo que destruye las ramas jóvenes, flores y frutos. La aparición del hongo se ve favorecida por las heridas ocasionadas por insectos, ácaros y daños mecánicos, sobre todo cuando el fruto está cerca a la madurez. Por ello se deben podar ramas y controlar insectos que dañan el fruto, además del control químico a través de la aplicación de fungicidas.
  • Otro de los problemas que puede afectar a los árboles frutales, como los ciruelos es la gomosis, que se caracteriza por la aparición de una goma viscosa en el tronco y ramas.

Cuidados principales

  • Se puede cultivar en jardines pequeños o grandes, incluso en macetas, en este caso lo que se aconseja es adquirir una variedad enana, ya que estas solo crecerán de 2 a 3 m de altura.
  • La ubicación también es de suma importancia, pues no soportará los vientos fuertes, estos ocasionan la ruptura de ramas finas, la caída de flores y frutos.
  • Aunque es posible tenerlo en semisombra dará mejores frutos si está a pleno sol, el clima propicio es de templado a clima frío y se abona 1 vez al año.
  • El abono podría ser orgánico, por ejemplo, con estiércol, solo evítalo en el periodo invernal, ya que contiene una gran cantidad de nitrógeno y puede ocasionar que la planta se seque.
  • Recuerda que al usar abonos es muy importante seguir todas las indicaciones del empaque para evitar problemas.

Riego y poda

  • El riego en verano debe ser frecuente, se puede hacer hasta 3-4 veces por semana, pues la tierra se seca con rapidez y debes mantener una humedad constante.
  • Evita llegar a los excesos, como el encharcamiento.
  • En el resto del año, el riego es distinto, en especial si en la zona llueve mucho. En general, la tierra no debería permanecer por mucho tiempo seca, ya que no lo resistiría.
  • La poda puede ser anual, teniendo cuidado de no dañar los ramilletes en donde tenga flores, ya que darán los frutos.

Propagación del ciruelo

  • El ciruelo se puede multiplicar por semillas en invierno o como ya lo mencionamos, por injertos en otoño o primavera. También se puede hacer por esqueje y por hijuelos.
  • Las semillas se siembran en macetas o bandejas con tierra para semilleros, déjalas en un lugar soleado y el riego se hace cuando el sustrato se seque.
  • Para el injerto se debe hacer un corte en T en la corteza, que sea de 2 cm en la rama de un árbol, como el endrino, el cual serviría como portainjertos. A continuación, se le hace un corte transversal a un trozo de rama de ciruelo, pero hazlo donde tenga una yema. Por último, introduce el trozo o escudete en el corte que se hizo anteriormente.

Total
47
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Articulo anterior

Plantas con flores que puedes cultivar por medio de tallos y cómo hacerlo

Siguiente artículo

Cómo cultivar violetas africanas y estimular floraciones

Related Posts