Guía de principiantes para cultivar tomates en macetas

¿Ya sabes cómo, cuándo y dónde sembrar tus tomates? Sigue leyendo para saberlo.

El tomate es un ingrediente muy valorado en los hogares pues no sólo le da sabor a las recetas sino que también aporta nutrientes a nuestra dieta alimenticia. Este fruto es originario de América y Europa, inicialmente fue usada meramente para fines decorativos dentro de los jardines, pero fue a fines del siglo XVIII cuando se empezó a usar en el cultivo para el consumo humano.

El tomate contiene una gran cantidad de vitaminas y minerales de valor para la salud, que puede ser utilizado de manera sencilla dentro de la gastronomía y fácil de agregar dentro de muchas recetas. Y una de sus grandes ventajas es que contiene muy bajas calorías, pues en promedio un tomate de cien gramos contiene tan sólo 18 calorías, ya que la mayor parte de su peso corresponde a agua. Su particular sabor agridulce se debe a una pequeña cantidad de azúcares simples y ácidos orgánicos, que aportan este sabor tan característico.

Ventajas de cultivar tomate

Si integras el tomate a tu jardín podrás gozar de los siguientes beneficios al agregarlo de manera frecuente a tus preparaciones gastronómicas. Recuerda que al tenerlo cultivado en casa obtendrás todas las ventajas de un cultivo de tomates 100% orgánico.

  • El tomate contiene una gran cantidad de vitaminas antioxidantes y minerales, específicamente la C, E y A.
  • Protege la salud visual con la vitamina A, ayuda a prevenir y evitar enfermedades degenerativas de los ojos.
  • Favorece la circulación sanguínea, ya que el tomate contiene hierro, un mineral fundamental para la sangre, además de la vitamina K, importante para la coagulación.
  • Contiene licopeno, al que se atribuyen efectos antioxidantes, además de propiedades anticancerígenas particularmente para el riñón, estómago, páncreas y próstata.
  • Excelente para el tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra, favoreciendo la prevención de enfermedades relacionadas con los órganos gastrointestinales.
  • Es un diurético natural pues contiene potasio y bajos niveles de sodio que disminuyen la retención de líquidos y favorecen la eliminación de toxinas.

Consejos para cultivar tomate

El lugar de cultivo

El lugar es un factor relevante en el proceso de cultivo de tomates. Se debe sembrar en un semillero. En épocas de frío debe hacerse dentro de semilleros de cama caliente pues el tomate no se lleva muy bien con el frío extremo. Si está expuesto a frío y viento debes protegerlo de este ataque del clima.

Método para cultivar tomate

La mejor técnica es sembrar al boleo, es decir que debes esparcir las semillas a tu gusto y luego deberás hacer un repicado para que crezca de la mejor manera.

El momento ideal para hacer el repicado y trasplante a macetas es cuando la planta alcance unos 15 centímetros o posea 4 hojas. Este paso se ejecuta antes de trasplantarlas a tierra, para que la planta de tomate enraíce correctamente y se fortalezca. Debes proteger las plantas durante la noche por que en caso de que la planta se deje por completo a la intemperie en una noche de viento helado, puede estropearse.

Selecciona la variedad

Debes elegir dentro de una de las dos variedades principales de tomates:

  • Determinados: esta planta es más compacta, similar a un arbusto y no requiere de poda. Su crecimiento es limitado, de manera que es ideal para plantar tomates en maceta. Ideales para espacio pequeños de cultivo pues su tamaño es más reducido. Se les conoce como tomates cherry, dan sus frutos a la vez, así que sembrarlos al mismo tiempo.
  • Indeterminados: estos son tomates convencionales, tienen el tamaño de una pelota de tenis y cuentan con un crecimiento ilimitado. Requiere de mayor espacio y atención, pero ofrece tomates durante una temporada completa.

Pasos para cultivar tomate:

  • Consigue las semillas: primero compra semillas certificadas
  • Prepara tu maceta: selecciona la maceta, puedes reutilizar recipientes disponibles como cartones de huevos o tarros de plástico. Garantiza que estén limpios y que tengan agujeros para el drenaje.
  • Compra sustrato de calidad: adquiere un sustrato de alta calidad, averigua sus propiedades y verifica tus opciones.
  • Ubica dos semillas en cada maceta: pon mínimo dos semillas en cada recipiente, siembra no muy profundamente, a aproximadamente un centímetro de profundidad.
  • Humedece ligeramente el sustrato: moja el sustrato suavemente y tapa la maceta con papel film para que la humedad no se escape.
  • Observa los primeros brotes: alrededor de unos 8 a 10 días saldrán los brotes, ahora ubica las plantas en un lugar muy iluminado evitando las corrientes de frío, también puedes usar lámparas de luz a unos 5-10 cm de distancia de la planta.
  • Hidrata constantemente de manera ligera: conserva el flujo de agua ligero sin ahogar la planta pero tampoco permitas que el sustrato se seque. El mejor método es el riego por goteo, de esta manera conseguirás drenar bastante agua a las raíces sin inundarlas.
  • Crecerán, trasplanta: luego de 6 u 8 semanas tus plantas llegarán a tener un tamaño considerable, puedes poner tus plantas en el lugar donde crecerán eventualmente. Cuando tus plantas ya tengan un buen tamaño, tras ocho semanas puedes trasplantarlas a su lugar definitivo.
  • Asea el terreno: limpia el terreno retirando malas hierbas. Usa un motocultor o motoazada para arar la tierra, logrando que esté suelta y drene adecuadamente.
  • Pon el mantillo de paja: por último para ver crecer a las tomateras, haz un mantillo de paja sobre la tierra. Esto controlará el crecimiento de malas hierbas.

Cuidados del tomate

Riego: es mejor un riego profundo, que llegue hasta las capas más bajas del suelo y espaciado.

Luz: requiere luz abundante, mínimo 6 horas de sol, su mayor productividad se da al recibir 8 a 10 horas de luz.

Nutrientes: requiere alta concentración de nutrientes, te aconsejamos usar materia orgánica de manera frecuente. Durante la floración puedes usar un fertilizante rico en fósforo y calcio.

La poda: ciertas variedades requieren el retiro de chupones, es decir las ramitas que crecen entre el tallo y las ramas secundarias del tomate.

Total
15
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Cuidados para cultivar y hacer crecer un limonero en maceta

Siguiente artículo

Cómo hacer florecer una planta de lirios y tener flores toda la primavera

Related Posts