Trucos para sembrar laurel en macetas

Sigue este paso a paso para conseguir una maravillosa cosecha de laurel.

El laurel es una planta mediterránea caracterizada por su olor y sabor por lo cual es un ingrediente ampliamente usado dentro de la cocina para aromatizar y sazonar diversas recetas y en ocasiones es destinado para fines farmacéuticos. Dada su popularidad es fácil encontrarlo en cualquier mercado, sin embargo hay una mejor manera de conseguirlo y es tomarlo del cultivo dentro de nuestro hogar. En caso de que sembremos el laurel en maceta, esta puede alcanzar una altura de 1.20 centímetros, esto facilita su ubicación en cualquier lugar de nuestro hogar, puedes podarlo a tu antojo para darle la forma deseada, además cuenta con la ventaja de ser una planta que no requiere de cuidados excesivos.

Pasos para cultivar laurel en macetas

Si no posees un jardín con las condiciones óptimas para el cultivo del laurel puedes sembrarlo en una maceta. A continuación encontrarás el paso a paso para disfrutar de una planta de laurel en tu hogar.

1. Selección de la maceta

El laurel crecerá acorde al tamaño de maceta que elijas, si cultivas una plántula en una maceta grande, la planta crecerá mucho lo cual puede dificultar la ubicación de la planta dentro del hogar. Te aconsejamos usar una maceta de unos 50 centímetros de altura para trasplantar la plántula que adquieras, mejor si es una maceta de barro. La maceta debe tener agujeros en la parte inferior para facilitar el drenaje del agua.

2. Alista la maceta

Luego de seleccionar la maceta, debes escoger buena tierra que facilite que la planta eche raíces y crezca. Antes de poner la tierra en la maceta, pon una capa de arcilla expandida o guijarros en el fondo para que el agua del riego fluya, esto evitará que las raíces de la planta se mojen en exceso y se pudran. Si la maceta ya tiene agujeros no es necesario usar la capa de piedra, sin embargo puedes usarla para asegurar que el agua no humedecerá el suelo en exceso.

Luego de armar la capa de drenaje, ubica la tierra en la maceta. La tierra debe estar altamente nutrida con materia orgánica, puedes agregarle humus de lombriz o estiércol curtido. Agrega un poco de arena de río o de construcción para facilitar el drenaje.

3. Sembrar la plántula de laurel

Luego de mezclar la tierra, el fertilizante y la arena, agrega esta mezcla a la maceta hasta un poco más de la mitad. Luego, trasplanta la plántula, removiéndola de la maceta en la que vino, limpiando suavemente la tierra, sin dañar las raíces, y ubicándola en la próxima maceta. Termina de ocupar el recipiente con tierra, riega y ponla en el lugar en que la dejarás de manera definitiva.

4. Iluminación

La planta de laurel debe ubicarse en un lugar de semisombra, tomando un máximo de 4 horas de luz solar diaria. Si vives en un lugar donde el sol no ilumina en todo su esplendor y permanece nublado, será trascendental que el lugar donde se ubique sea bastante iluminado, puedes ubicar la planta de preferencia en un balcón o cerca de una ventana, pues la planta no crecerá si no obtiene la cantidad suficiente de luz solar.

5. El riego

No debes mojar la tierra de manera excesiva, cada vez que vayas a realizar un nuevo riego debes verificar el estado de humedad de la tierra, cuando esta esté secando podrás regar de nuevo la planta, el riego debe hacerse de manera ligera, poco a poco, hasta lograr que salga agua por los agujeros de la maceta. El riego debe hacerse al comienzo o al final de la jornada, antes de que la planta tenga contacto con la luz solar.

6. Cosecha

Al cosechar las hojas de laurel para aplicar en las recetas debes usar unas tijeras de poda para cortar una fracción de la rama, pues no es aconsejable tirar de las hojas, ya que esto truncará el desarrollo de la planta. Al cortar un trozo de rama con hojas, brotará una nueva rama en su lugar lo cual proporcionará belleza a la planta.

Consejos generales para el cuidado de la planta de laurel

  • No debes excederte en la trasplantación, con hacerlo cada 3 a 5 años estará bien
  • El riego debe ser moderado, evita agregar agua en exceso.
  • Al finalizar la primavera y el verano agrega un fertilizante líquido orgánico.
  • Cada dos años debes retirar alrededor de un tercio de las raíces.
  • Si el clima alcanza temperaturas inferiores a los -5 grados centígrados debes cubrir la planta, puedes hacerlo tapando la maceta con plástico de burbujas, u otro material aislante similar.
Total
209
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

Cómo propagar zanahorias de manera fácil

Siguiente artículo

¿Por qué las hojas de mis plantas se marchitan?

Related Posts