Reto de limpieza: 10 actividades que debes hacer frecuentemente para evitar que la casa se desordene

No te compliques más. Consigue una casa organizada en un dos por tres.

Sacar el tiempo para ordenar la casa se ha convertido en un reto para muchos, en la mañana hay poco tiempo para hacerlo porque debemos salir a trabajar y en la noche sólo queremos llegar a descansar, pero tener una casa limpia y ordenada es una necesidad indispensable para tener una buena calidad de vida. Entonces te preguntarás ¿cuál es la salida a este dilema?. Tenemos la respuesta a tu pregunta, es más tenemos 10 claves para mantener tu casa limpia cada día de la semana y de forma rápida.

1. Primer objetivo del día: tender la cama

Comienza el día con el pie derecho y ordena la cama, pon el cubrelecho y organiza las almohadas, no te quitará más de 5 minutos. Son muchas las cosas que hay que organizar en tu casa pero una cama destendida además de dar un mal aspecto general a la habitación, te hace sentir perezoso y con ganas de regresar a arroparte y dormir, esto si trabajas desde casa, pero si debes salir, reconocerás la sensación de frustración al encontrar tu cama sin tender luego de un arduo día laboral. Una cama desordenada con las cobijas enredadas no es el panorama más relajante para disponerte a descansar. Recuerda son unos minutos que te generarán una gran satisfacción.

2. Báñate y seca la ducha

Durante tu baño ha caído una cantidad considerable de agua sobre el espejo, el vidrio de la puerta corrediza, las llaves del agua, el cristal si es que lo tienes en tus grifos. Cuando esta humedad se seca por si sola va dejando a su paso esta opacidad y manchas blancas que afean el lugar, si lo limpias tras bañarte estarás mejorando el aspecto de tu baño en gran medida, no tiene que quedar perfecto, sólo seca toda esa humedad y quedarás libre.

3. Primero lo más duro

Hay que coger al toro por los cuernos, cuando una tarea nos parece un reto difícil de superar pero estamos dispuestos a enfrentarlo, debemos empezar por aquello que más nos cuesta, salir de la zona de confort y emprender la misión. Emprende el aseo de tu casa comenzando por la labor mas difícil, una vez la termines el resto te parecerá pan comido, ya estarás activado y listo para lo que sea.

4. Deshazte del estorbo

Saca de tu hogar todos los objetos que ocupan espacio y acumulan polvo y que ni siquiera estás usando, sólo estorban y no permiten llevar a cabo la limpieza de manera fluida. Te aconsejamos realizar este filtro una vez a la semana.

Por otra parte guarda y pon en su lugar todo aquello que si requieres, pero se encuentra en el lugar equivocado, esto facilitará la limpieza general del lugar.

5. Abre todas las ventanas

Así es las ventanas están para abrirse y permitir que el aire inunde nuestros espacios y los refresque, que el ambiente cambie y huela limpio. Una casa puede oler mal cuando se dejan cerradas todas las ventanas pues los olores de comida de la cocina y la humedad del baño, sumados a la presencia de varias personas y mascotas puede terminar por dejar un olor nefasto en todo el lugar. No tienes que dejar las ventanas abiertas todo el día pero con que las abras un momento en la noche y otro en la mañana será suficiente.

6. De arriba a abajo

Si tu casa es de dos pisos debes empezar por el segundo, pues si lo haces al revés y empiezas por el primero y luego se filtra polvo y suciedad del segundo piso al primero, habrás perdido el tiempo inicial que usaste en limpiar la primera planta, pues deberás empezar de nuevo la limpieza de esa zona.

Esta técnica también aplica para las superficies, primero limpia las superficies más altas y sigue con las más bajas que tendrán restos que hayan caído de las primeras.

7. Lava la loza de inmediato

Una loza sucia por horas es algo inaceptable, primero porque la vajilla ubicada como una torre de platos, ollas y vasos dentro del lavaplatos, puede caer y quebrarse en mil pedacitos, lo que empeoraría totalmente la situación de desaseo y desorden del lugar. No queremos que algo así ocurra, pero sabemos que es factible si arrumas toda la loza entre comida y comida.

Por otra parte, los restos de alimentos reposados en el lavaplatos pueden empezar a oler mal y atraer la visita indeseada de insectos, un panorama bastante desagradable. Además algunas comidas dejadas en el plato por tiempo prolongado pueden manchar la loza de manera definitiva.

8. Nevera limpia

Es el lugar donde están tus alimentos, debes buscar que esté siempre impecable, no queremos que allí se desarrollen bacterias nocivas para tu salud y que adquieras una enfermedad estomacal.

Retira los alimentos pasa un paño seco para eliminar la suciedad y restos de comida, luego pasa un paño humedecido con algún producto desinfectante por toda el área, cada cajón y estante, toda la superficie de la nevera debe quedar blanca y reluciente.

9. Recoge y guarda la ropa

Apenas se seque la ropa debes retirarla del tendedero este espacio es sólo para que tus prendas se sequen, no para exhibirlas. Además la ropa puede adquirir mal olor si está muy cerca de la cocina, pues las prendas quedarán impregnadas de estos aromas.

Por otra parte si dejas las prendas extendidas por mucho tiempo luego se dificultará su planchado pues estarán endurecidas por el contacto con el viento y el sol.

10. Barre y trapea o aspira

El piso es la base de nuestro hogar, conecta a todas las áreas es fundamental que lo mantengas aseado. Sólo necesitas dedicar unos minutos al día para barrer y trapear de inmediato, removiendo todo mugre y suciedad, si no lo haces puedes pisar sobre los rastros de tierra y esparcirlos por toda la casa. Dedica unos minutos para barrer y trapear y el piso estará listo.

Total
1
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Articulo anterior

Cómo mantener la casa limpia todo el tiempo sin invertir mucho dinero

Siguiente artículo

Cómo limpiar y cuidar pisos de madera

Related Posts