Echeveria Elegans: La suculenta no cactácea más bonita del mundo

No apliques insecticida directamente a las hojas de las plantas. Si lo haces, alterarás la capa cerosa de color gris blanquecino de las hojas. Esta capa cerosa es un protector natural que evita que el sol dañe las hojas de la planta.

La Echeveria Elegans es una suculenta que pertenece a la familia de las crasuláceas. Para muchos es una de las suculentas más hermosas, por su forma, color o tamaño.

Es sin duda una de las plantas más populares en el mundo de los fanáticos de las suculentas. Al ser una planta fácil de mantener, la hace ideal para aquellos que están iniciando en el mundo de las suculentas.

Esta suculenta es originaria de México y en la zona que crece logra tener unas dimensiones espectaculares, ya que no tiene límite de tamaño.

Estas pequeñas plantas crasas no poseen tallo y sus rosetas llegan a medir 8 cm de diámetro. Florecen desde finales de invierno hasta que se termina la primavera. Sus flores salen de un tallo que saca la planta y que puede llegar a medir entre 15 a 20 cm de alto. 

Plagas

Puede ser atacada por las cochinillas. Este tipo de insectos les gustan las hojas carnosas de la planta Echeveria y por esto debe ser tratada una vez se detecte. Si vemos melaza y hormigas alrededor de esta, significa que tenemos un visitante no deseado. Se debe conseguir el insecticida indicado para este tipo de plaga.

Iluminación

Si eliges tener la Echeveria Elegans en el interior de tu casa, debes mantenerla cerca a una ventana para que reciba luz del sol directa. La temperatura con la cual se puede tener esta suculenta va en un rango de -6 °C a – 10 °C. Esto significa que tolera muy bien el frío.

Abono

Durante la primavera y el verano, la Echeveria empieza su máximo desarrollo. Durante el invierno la suculenta realiza su floración y su crecimiento. La floración no es algo que llame mucho la atención. Pero al ser algo esencial de ella, la desgasta mucho. Por esto, aplica el abono entre 20 días y un mes, le ayudará a su crecimiento.

Suelo

El suelo, como para todas las suculentas, es algo muy importante, por lo que usa sustrato es necesario. Asegúrate de que este tenga un buen drenaje y así se evite la acumulación de agua.

Propagación

La propagación de la Echeveria Elegans es algo llamativo, ya que muchas veces tiene proliferación de hijuelos alrededor de su base. Este momento es fundamental, pues si la maceta en la que está la madre es pequeña, se debe recurrir a la trasplantación a una nueva. Recuerda, si deseamos sembrar hijuelos solos, o, por el contrario, madre e hijuelos; esta última se debe hacer con mucho cuidado, puesto que se puede correr el riesgo de dañar el hijuelo.

Riego

Tener un exceso de agua o humedad puede dañar el desarrollo de la planta. Por eso se recomienda verificar si el sustrato está seco haciendo una pequeña presión en él.

Para revisar que el riego, introduce un palo hasta el fondo del sustrato. Si este sale con tierra adherida, significa que aún no es necesario.

¿Dónde tener tu Echeveria Elegans?

Estás suculentas al ser llamativas, son apropiadas para tener en un jardín. Esto también permite que la planta se dé la libertad de crecimiento que a ellas les gusta. Además, esta planta se adapta muy bien a cualquier terreno siempre y cuando este tenga el drenado necesario para su crecimiento.

Resguárdala del sol directo en climas muy extremos. Ponla en lugares donde le dé sol no tan fuerte. Aunque esta planta muchas veces se protege de la exposición de este, es mejor no dejarla que le dé de manera directa, pues podría morir.

Total
43
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulo anterior

10 Datos curiosos de la suculenta Haworthia Cooperi

Siguiente artículo

Aprende a limpiar un mueble de tela sin dañarlo

Related Posts